La abogada y directora de Asuntos Jurídicos del Senado, Graciana Peñafort, calificó hoy de "cínicos" los dichos del vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz, quien aseguró hace unos días que "no puede haber un derecho detrás de cada necesidad", por venir de "alguien que no aporta al Estado".

"Creo que Rosenkratz no se da cuenta que es ofensivo porque realmente piensa eso. Me parece algo cínico de alguien que no aporta al Estado a través del impuesto a las ganancias", expresó Peñafort en diálogo con La 990 Radio.

El vice de la Corte expuso en una conferencia titulada "Justicia, Derecho y Populismo en Latinoamérica", organizada por la Universidad de Chile, donde aseguró que "no puede haber un derecho detrás de cada necesidad porque no hay suficientes recursos para satisfacer todas las necesidades".

Los dichos del juez ya habían despertado repercusiones en el día de ayer en todo el arco político.

Por otra parte, Graciana Peñafort se refirió al proyecto de ampliación de la Corte Suprema a 25 miembros, para que tenga un "verdadero caracter federal", según lo planteado por los 18 gobernadores provinciales que se lo presentaron al presidente Alberto Fernández.

"Las decisiones que toma la Corte tienen repercusión nacional, entonces es razonable que tengan participación todas las voces del país. Una Corte de cuatro miembros es mejor para el grupo de poder permanente", marcó.

Por ultimo, al ser consultada por el fallo que otorga el sobreseimiento al expresidente Mauricio Macri por sus reuniones con camaristas, la directora de Asuntos Jurídicos del Senado aseguró que lo más grave del fallo es "el hecho es haber concurrido a escondidas".

Un fallo del juez Martínez de Giorgi sobreseyó al expresidente Macri y a los camaristas de Casación Mariano Borinsky y Gustavo Hornos en una causa abierta por los encuentros que los tres mantuvieron en la Casa Rosada y en la Quinta de Olivos en tiempos en que el Gobierno de Juntos por el Cambio (JxC) impulsaba denuncias contra exfuncionarios kirchneristas.

"El delito no sería visitar al entonces Presidente en la Casa Rosada, sino que los jueces Mariano Borinsky y Gustavo Hornos no podían hacerlo a escondidas de las partes que litigaban", concluyó. (Télam)