La titular del PRO, Patricia Bullrich, tensó hoy la interna de Juntos por el Cambio (JxC) al admitir que esperaba un mejor desempeño de María Eugenia Vidal en las elecciones legislativas de la ciudad de Buenos Aires y al defender un acercamiento a los libertarios, encabezados por Javier Milei, una idea rechazada por buena parte del espacio opositor.

Bullrich admitió que JXC tenía "una expectativa mayor en la Ciudad" con la candidatura de Vidal para diputada nacional, que finalmente logró el 47 por ciento de los votos, menos del 48,84% de los sufragios que el espacio cosechó en las PASO del 12 de septiembre.

"La expectativa que teníamos en la Ciudad era superar el 50%. No es una maldad de mi parte, es lo que objetivamente pasó", aclaró, aunque enseguida diferenció lo ocurrido en Capital con el "resto del país", donde dijo "el festejo fue absoluto".

"Obtuvimos los cinco senadores que pretendíamos, casi ganamos en Tucumán, San Juan y Salta y hemos hecho una elección impresionante", sostuvo en relación al triunfo nacional de JxC en los comicios del domingo pasado.

Las declaraciones de Bullrich tensaron aún más la disputa por los posicionamientos internos y el liderazgo del espacio hacia el 2023 y dejaron en evidencia el malestar que existe en un sector de la alianza opositora por la merma de apoyos en CABA y el ajustado triunfo de Diego Santilli en territorio bonaerense.

"La expectativa que teníamos en la Ciudad era superar el 50%. No es una maldad de mi parte, es lo que objetivamente pasó", aclaró, aunque enseguida diferenció lo ocurrido en Capital con el "resto del país", donde dijo "el festejo fue absoluto".
Click to enlarge
A fallback.

Las candidaturas de Vidal y Santilli fueron elegidas por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien el domingo buscó capitalizar para sí la victoria de JxC, principalmente en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires.

De hecho, Larreta y Vidal -ambos con ambiciones presidenciales- concentraron la centralidad de los festejos en el búnker de la alianza opositora en Costa Salguero, donde, escoltados y en un segundo plano por Bullrich y el expresidente Mauricio Macri, fueron los dos principales oradores.

A tres días de los comicios la titular del PRO -quien había declinado su precandidatura de cara a las PASO para allanarle el camino a Vidal- salió, entonces, a pasar factura y relativizó el alcance de esos triunfos.

Es que con el 47% obtenido JxC consiguió renovar solo 7 de las 10 bancas que ponía en juego en la Cámara de Diputados.

En la entrevista con La Red, Bullrich aludió además a la aparente fuga de votos en Capital y Provincia de JxC hacia los autodenominados libertarios Javier Milei y José Luis Espert.

"Prácticamente en todo el país los libertarios estuvieron adentro de JXC. En el único lugar donde no estuvieron fue en la Capital y en la provincia (de Buenos Aires)", dijo la exministra, que puso como ejemplo a Mendoza, Formosa y Chubut.

En ese sentido, defendió la estrategia de acercamiento a los libertarios que ella y Macri ensayaron en el segundo tramo de la campaña legislativa, cuestionada desde el larretismo y por buena parte de los radicales.

"No nos pueden poner en el lugar de ´con este se habla, con este no se habla´, porque achican nuestra posibilidad de futuro", indicó, en lo que pareció un nuevo mensaje hacia quienes, desde adentro de la coalición opositora, bregan porque no se avance en una alianza política con ese sector.

De hecho, en el cierre de campaña de Vidal, Bullrich debió soportar públicamente el reproche a viva voz de militantes de JxC por su acercamiento a MiIlei.

En la entrevista de hoy, la titular del PRO también se refirió al supuesto mal clima que se vivió el domingo en el búnker del espacio en Costa Salguero.

"Hubo una confusión de cómo era la dinámica del búnker. Eso pasa cuando tenés distintos sectores compartiendo el mismo búnker que tienen que salir a mostrar qué es lo que pasó. Fue una cosa que le restaría importancia", argumentó.

En ese contexto, Rodríguez Larreta busca dar cerrada la puja electoral para poner foco en la gestión de la Ciudad.

Con todo, en una conferencia de prensa que ofreció ayer para anunciar nuevas medidas sanitarias para las escuelas, el jefe de Gobierno se diferenció de Mauricio Macri y aseguró que tras las legislativas "no hay ninguna transición" en el país.

"Tenes un gobierno elegido hasta diciembre de 2023", dijo el alcalde porteño al ser consultado sobre la "transición ordenada" que Macri, había aventurado, se iniciaría tras los resultados del domingo.

Bullrich también se desmarcó de los dichos de su líder político: "La palabra transición no corresponde en un momento como este porque no hay una transición", sostuvo e hizo un llamado hacia adentro de JXC: "No pongamos la idea de una especie de ingobernabilidad porque no va a pasar".

Vidal también fue foco de críticas por parte del exministro del Interior de Mauricio Macri, Rogelio Frigerio, quien evaluó como un "error" la pretensión de un sector de JxC de quitarle la presidencia de la Cámara de Diputados al Frente del Todos, si los resultados de la elección la habilitaban a hacerlo.

Bullrich admitió que JXC tenía "una expectativa mayor en la Ciudad" con la candidatura de Vidal para diputada nacional, que finalmente logró el 47 por ciento de los votos, menos del 48,84% de los sufragios que el espacio cosechó en las PASO del 12 de septiembre.

La exgobernadora bonaerense fue la primera en esbozar esa idea tras su triunfo en las PASO, cuando adelantó que si lograban ser la primera minoría irían por la presidencia de la Cámara baja, cargo que ocupa Sergio Massa y que ostenta el segundo lugar en la sucesión presidencial.

"Fue un error hablar de cosas como la presidencia de la Cámara, de los diputados que íbamos a tener antes de la elección no fue una buena idea", juzgó, en diálogo con Radio con Vos, Frigerio, quien encabezó la lista de Juntos por Entre Ríos que ganó con un 54,52% de los votos.

Los radicales, en tanto, están dispuestos a hacer sentir su aporte a la victoria electoral del domingo, con los triunfos en las provincias que gobiernan: Mendoza Corrientes y Jujuy, además de su contribución a los triunfos en Santa Fe, La Pampa y Buenos Aires.

Son varios los radicales con pretensiones presidenciales: en esa carrera se anotan Alfredo Cornejo, Gerardo Morales, el senador nacional Martín Lousteau, y Facundo Manes, quien ayer reafirmó la ambición del radicalismo de "liderar" el espacio de cara a 2023.

En neurocirujano dejó en claro que la UCR está dispuesta equilibrar la correlación de fuerzas y disputarles a sus socios del PRO la hegemonía del espacio, inalterada casi desde el mismo momento de la fundación de JxC.

"La coalición 2015-2019 ya no existe más", dijo este martes Manes, electo por Juntos en la provincia de Buenos Aires, quien añadió que "el radicalismo va a luchar por liderar" esa conformación política.

En diálogo con FM Futuröck, Manes afirmó que "el radicalismo se puso de pie" al destacar los 1,3 millones de votos que obtuvo su lista en las PASO de septiembre, y, en consecuencia, el aporte de la UCR a la performance electoral que tuvo el pasado domingo la nómina encabezada por Diego Santilli, que llevó al neurocirujano en el tercer lugar.

"Los radicales queremos liderar la coalición y vamos a competir en todas las categorías y todas las jurisdicciones", de cara a las presidenciales del 2023, avisó Manes en otro tramo de la entrevista.

(Télam)