El ministro de Justicia, Martín Soria, consideró hoy que los jueces que visitaron en varias oportunidades Olivos durante la gestión de Mauricio Macri deberían "excusarse de intervenir en las causas" en las que esté afectada la garantía de imparcialidad, al tiempo que el mandatario Alberto Fernández advirtió que "si bien no hay delito en que un juez hable con un presidente, sí lo hay cuando el presidente le da órdenes al juez".

Para Soria, los ingresos de jueces y fiscales a la residencia presidencial de Olivos en el mandato de Macri "constituyen la prueba obscena de la vulneración del estado de derecho durante los cuatro años del gobierno de Macri".

Sobre la misma cuestión, el jefe de Estado subrayó que "el problema es que el juez vaya a rendirle cuentas o que el presidente le diga lo que tiene que hacer", tras haber sido consultado por los ingresos a Olivos de jueces de Casación y miembros del ministerio público en tiempos del macrismo.

Ambos hicieron estas declaraciones a la radio AM750 en sendos reportajes, y mientras el Presidente hizo esa diferenciación Soria habló de los efectos judiciales que podrían acarrear estas revelaciones.

"No tengo dudas de que va a haber consecuencias jurídicas en estos nuevos hechos", vaticinó el ministro y ex diputado por Río Negro.

"Todavía hay que determinar, desentrañar, tenemos jueces y fiscales entrando al despacho de Macri en la Rosada y al día siguiente pidiendo un procesamiento o procesando a funcionarios del gobierno anterior, en causas que después se cayeron a pedazos: es gravísimo", remarcó.

Soria también fue consultado por los expedientes en trámite en los que estos magistrados deben emitir fallos o disponer medidas procesales y afirmó: "Sobre las causas, esperamos que no deban resolver estos jueces, que debieran excusarse", dijo, y además anticipó que tras la revelación de las visitas a Olivos "seguramente va a haber nuevas denuncias sobre estas cuestiones".

Además, el funcionario dijo que pese a que algunos "quieran banalizar" el tema, "el Código Procesal Penal establece claramente las reglas para la excusación de un magistrado".

"Las visitas de jueces y fiscales a Macri son la prueba de la vulneración del estado de derecho", añadió luego y en ese sentido planteó que los ingresos reiterados a Olivos tanto de Mariano Borinsky como de Gustavo Hornos, más otros jueces y fiscales, "confirman el nivel de afectación de la independencia del Poder Judicial".

Borinsky, según la documentación a la que accedió el portal El Destape a partir de un pedido de acceso a la información pública, ingresó al menos 15 veces a Olivos entre abril de 2016 y septiembre de 2019.

Esas visitas fueron excluidas del listado que la administración de Cambiemos le entregó a Poder Ciudadano a fines de 2018 tras una intimación que había recibido de la Agencia de Acceso a la Información, según reveló hoy el diario Página/12.

Sobre esas visitas a Olivos, Soria dijo además que los datos recolectados "constituyen la prueba obscena de la vulneración de derechos durante la gestión de Macri" ya que "dejan al descubierto los vínculos espurios con sectores de la Justicia".

"Estamos hablando de funcionarios judiciales que sin lugar a dudas debieron excusarse de intervenir en causas que hoy se caen a pedazos, causas armadas para las tapas de los medios", cuestionó.

En este punto, también hizo referencia a la "promiscuidad" de algunos funcionarios judiciales y del gobierno anterior "con algunos medios de comunicación", que "sirvieron para publicitar esas condenas periodísticas".

"Es obsceno lo que está saliendo a la luz ahora", señaló el ministro y aseguró que "ya no quedan dudas como el gobierno de Macri manipuló al Poder Judicial y que hubo una pata mediática indispensable para hacer todo lo que hicieron".

"Quizás a muchos ciudadanos estos ingresos les resulten alejados de sus preocupaciones cotidianas, pero es bueno hacer el esfuerzo para comprender lo que hicieron, porque gran parte de los problemas que tiene la Argentina hoy tienen relación directa con este entramado delictual", afirmó Soria.

Y agregó que la "llamada Mesa Judicial (del macrismo)" se encargó de "hostigar, estigmatizar y perseguir a todos aquellos que se opusieron al modelo de saqueo y endeudamiento que llevó adelante Macri".

"Tenemos que entender lo que pasó: mientras Macri multiplicaba la pobreza, jueces y fiscales salían y entraban de la Casa Rosada y de Olivos, y armaban causas", dijo.

A principios de febrero, un mes y medio antes de jurar como ministro, Soria inició una serie de denuncias públicas contra Hornos, titular de Casación, al revelar que el juez había asistido a la Casa de Gobierno para reunirse con Macri el 31 de octubre de 2017, dos días antes de confirmar un procesamiento contra la actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Tras esa primera denuncia, para la que Soria se basó en registros de ingresos de la Casa Rosada que obtuvo Poder Ciudadano, el entonces diputado reveló que Hornos había estado seis veces en la sede gubernamental, por lo que lo denunció penalmente y ante el Consejo de la Magistratura. (Télam)