El ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Andrés Allamand, aseguró en redes sociales que a su país le parece "inoficioso entrar en un mayor debate público" con la Argentina debido a la polémica generada por un decreto del presidente de la nación trasandina, Sebastián Piñera, que establece un nuevo límite de la plataforma continental.

Allamand declaró que "Chile favorece un diálogo razonado y constructivo con la República Argentina”, pero señaló que las autoridades argentinas “fueron debidamente informadas en forma preliminar de la actualización de la carta N°8 y de su implicancia para la medialuna".

El canciller, de gira por España, respondió a su homólogo argentino, Felipe Solá, quien manifestó que el decreto chileno es una "vocación expansiva que la Argentina rechaza".

El canciller argentino aseguró ayer que “la aspiración que ahora Chile manifiesta extemporáneamente contradice la letra y el espíritu del Tratado de Paz y Amistad de 1984”.

El jefe de la cancillería chilena cierra el video diciendo que “debemos negociar” la controversia, generada por Chile, “mediante relaciones bilaterales o con un tribunal internacional, no hay otra forma”.

En este punto, Allamand coincidió con el canciller Solá, quien expuso en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado que “no hay otra mantera de tomar esto que no sea con negociaciones bilaterales o laudo con un tribunal arbitral. No existe tercera manera, ese es mi trabajo”.

El regreso de las tensiones entre la Argentina y Chile se generó cuando el pasado 27 de agosto se publicó en Chile un decreto en el Diario Oficial, donde se establece una actualización de los límites marítimos, para "determinar con mayor precisión los puntos de base normal de las Islas Diego Ramírez". (Télam)