El coordinador nacional de Salud de ATE y secretario general del Hospital porteño Rivadavia, Rodolfo Arrechea, consideró hoy que es "gravísimo" que el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires "haya primero privatizado la vacuna contra el coronavirus" y ahora "se apropie de los respiradores que le dio la Nación y se los dieron a los privados”.

Arrechea, en diálogo con radio 10, apuntó contra las decisiones del Gobierno porteño, al señalar que tienen que “dar una pelea contra una ciudad que prioriza la economía, pero acá hay que priorizar la salud”.

“Estamos en una pandemia donde debemos luchar todos juntos” en un momento “donde están saturadas las camas -de terapia intensiva- de los hospitales en la Ciudad”, dijo.

El representante de ATE sostuvo que “ya privatizaron las vacunas para los afiliados de las prepagas, y ahora se han apropiado de los respiradores que el gobierno nacional otorgó a la Ciudad, al igual que lo hizo a todas las provincias”.

"Realmente es gravísimo lo de los 50 respiradores que el gobierno de la Ciudad le dio a los privados. Lo vamos a analizar y veremos si nos presentamos ante la justicia”, agregó.

En su crítica a la gestión porteña de la pandemia, también señaló que “desde la Ciudad nunca promovieron la vacuna. Nunca hubo ningún spot a pesar de que en la historia de la humanidad, la solución a las pandemias siempre fue la vacunación”.

Con respecto al presupuesto de la Ciudad destinado al sistema sanitario, Arrechea fue contundente: “El gobierno de la Ciudad bajó el presupuesto de salud al mismo presupuesto que tenía el intendente Cacciatore en la dictadura militar”.

En ese sentido, precisó: "(Mauricio) Macri recibió la Ciudad (2007) con un presupuesto del 21,6% y lo bajaron al 15,6%. Han querido cerrar 5 hospitales", remarcó.

Sobre la situación sanitaria en la Ciudad, el secretario general de ATE del Hospital Rivadavia afirmó que “en las últimas 72 horas, de cada 10 casos 6 están dando positivo y son muy jóvenes las personas que concurren a hisoparse".

Ante la disputa que existe entre Nación y Ciudad por la prohibición de las clases presenciales por 15 días para bajar la circulación y así frenar la expansión de casos, el sindicalista se solidarizó con los docentes que mantienen un paro contra la asistencia a las escuelas.

"Nos solidarizamos con los docentes porque todos sabemos que la apertura escolar ha incrementado la cantidad de gente en el transporte público más de un millón de personas", dijo Arrechea, quien aclaró que “todos queremos la presencialidad, pero quedó demostrado que hace unas semanas que no hay una curva de contagio, hay un crecimiento vertical de los casos”. (Télam)