Movimientos sociales y sindicatos aliados al oficialismo, entre ellos el Movimiento Evita y las CTA, marcharon hoy al Hotel Sheraton, donde se realizaba la cumbre de presidentes de la CELAC, para entregar una declaración que contiene pedidos como más espacios de diálogo y la liberación de la dirigente Milagro Sala

Esto sucedió tras el primer encuentro de la CELAC Social, que realizaron estas organizaciones y gremios en el Espacio de la Memoria ex ESMA, y que nació bajo la consigna "Integración latinoamericana y del Caribe para frenar el nuevo plan Cóndor en la región". En aquella reunión, en la que participó el ex presidente boliviano Evo Morales, se elaboró una declaración que fue la que llevaron hoy al hotel en donde se realizaba la cumbre de la CELAC. La declaración contiene 33 puntos en los que se solicita a los mandatarios de la CELAC "la institucionalización de espacios permanentes de diálogo de los gobiernos con las organizaciones y movimientos sociales"; "procesos de democratización de los poderes judiciales en América Latina y el Caribe, que se encuentran cooptados por intereses internacionales y locales que no corresponden con los de nuestros pueblos"; y la "liberación de la dirigente argentina Milagro Sala". "Hay que redoblar el esfuerzo en esta nueva instancia de relanzamiento de la CELAC. Sufrimos un tremendo retroceso allá por el 2015 cuando la contraofensiva reaccionaria, a través de golpes de Estado en algunos casos, destruyó gran parte de lo logrado

Pero ahora tenemos una segunda oportunidad", dijo durante el lanzamiento de la CELAC Social el titular del a CTA Autónoma, Hugo "Cachorro" Godoy. SPC/MG/EFR NA