La Asociación Familiares de Detenidos y Desaparecidos de Jujuy, junto al colectivo de Ex Detenidos Desaparecidos de Ledesma, celebraron hoy la reactivación de la investigación contra el empresario Carlos Blaquier por delitos de lesa humanidad durante la dictadura cívico militar.

"Estamos con muchas esperanzas de que se reactiven las causas y se enjuicie a Carlos Blaquier, sabemos que no ha sido en vano todo lo que hemos sufrido las víctimas y familiares a lo largo de la lucha contra la impunidad en Jujuy", dijo a Télam Inés Peña, referente de la Asociación Familiares de Detenidos y Desaparecidos de la provincia.

La activista confió en que la justicia tome en cuenta "los testimonios y todas las pruebas que existen y se generaron durante todo este tiempo", por lo que consideró que están dadas las condiciones para "juzgar y condenar a los cómplices empresariales", de las desapariciones.

"Para que ocurra el terrorismo de Estado quedó claro las implicancias de grandes empresas, ellos eran la pata económica de ese momento de la historia y eso es importante que se esclarezca", analizó Peña.

En ese marco sostuvo que tal como indican los testimonios en diversos juicios por delitos de lesa humanidad, "Carlos Blaquier, quien es el dueño de la empresa Ledesma, junto a los jefes de la firma sabían que el núcleo central de desaparecidos eran trabajadores del ingenio".

La Corte Suprema de Justicia revocó hoy la "falta de mérito" por delitos de lesa humanidad que había beneficiado al propietario del ingenio Ledesma, Carlos Blaquier, y resolvió que se dicte una nueva sentencia.

Blaquier y el administrador del ingenio, Alberto Lemos, fueron procesados como partícipes necesarios de "La noche del apagón", como se conoce a la detención ilegal de cerca de 400 personas, entre ellos trabajadores de la empresa, entre el 20 y el 27 de julio de 1976.

El empresario y su colaborador están acusados de proveer vehículos y personal del ingenio para ese operativo represivo, como consta en diversos testimonios de sobrevivientes.

Ernesto Zamán, ex trabajador administrativo del ingenio Ledesma, secuestrado en julio de 1976, refirió a Télam, "esperábamos esto hace mucho tiempo", sobre la resolución de la Corte, porque en definitiva "seguimos siendo víctimas solo por actuar en la justicia".

En ese sentido, puso de relieve el "poder" que ejerce Ledesma en Jujuy y la justicia "comprando gente para instalar un discurso".

Ante ello, Zaman afirmó: "tengo que manejarme con custodios porque nos siguieron amenazando a nosotros y a la familia".

"Fuimos víctimas porque nos secuestraron, nos reprimieron y torturaron por distintas cárceles y el saldo fue muy doloroso, porque en la zona del Departamento Ledesma, tenemos 34 desaparecidos", agregó.

Zamán permaneció secuestrado en el Centro Clandestino de Guerrero, el Penal del Barrio Gorriti de Jujuy, luego fue trasladado en un vuelo hasta a la Unidad 9 de La Plata, posteriormente a la provincia de Córdoba, sitios donde fue gravemente torturado.

"A pesar de las pruebas que existen con la utilización de los vehículos de la empresa Ledesma durante las noches de los apagones, el uso de sus choferes, además de las presentadas junto al sindicato de los azucareros que muestran la situación de los obreros antes de las detenciones y que digan no sabían nada, deja en evidencia la complicidad en el terrorismo de Estado", dijo el integrante de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos Regional Ledesma.

Hilda Figueroa, también secuestrada durante La Noche del Apagón, dijo estar "feliz" con la decisión del máximo tribunal del país, que "por fin se haya ocupado de revisar la falta de mérito dictada", a Carlos Blaquier y Alberto Lemos.

"Tienen que continuar las causas de La Noche del Apagón y unificarlas", opinó y consideró que Carlos Blaquier "se quería morir impune, una impunidad biológica y ahora que se anuló la falta de mérito se va a ir enjuiciado con el dedo acusador y la penalidad de toda una sociedad".

(Télam)