El diputado del interbloque de Juntos por el Cambio Luis Petri criticó hoy la reducción de diez meses de la pena que cumple Amado Boudou, a la que consideró como "un indulto encubierto", mientras que su compañera de bancada Graciela Ocaña sostuvo que la decisión es "una vergüenza". En declaraciones a NA, Petri lamentó que el ex vicepresidente recibió "innumerables privilegios en este proceso cuando tiene condena firme", y recordó que "recibió pena excesivamente baja, luego recibió prisión domiciliaria y ahora otorgan este beneficio que reduce significativamente su pena". "Es un indulto encubierto, en el marco de una embestida del kirchnerismo hacia la Justicia para exculpar a todos los que fueron enjuiciados por hechos de corrupción", se quejó el diputado radical

Por su parte, Ocaña consideró que "es una vergüenza para toda la sociedad" la decisión del juez federal Daniel Obligado que concedió la rebaja de diez meses en la condena a Boudou por el caso Ciccone Calcográfica. "El kirchnerismo está trabajando para conseguir el indulto para todos los corruptos. Boudou tiene que estar en la cárcel cumpliendo su condena", advirtió la diputada en diálogo con NA. Al respecto, insistió en que están "trabajando para lograr amnistías de distintas formas" y señaló que "parece un chiste que Boudou por hacer unos cursos le reduzcan diez mesas la pena". "No todos los presos tienen esos privilegios, no todos los presos tiene un juez amigo", lamentó Ocaña ante NA

También cuestionó que "casi todos los presos por corrupción han salido de la cárcel, en medio de ese plan de Cristina (Kirchner) para llegar a su propia impunidad". Sobre los juicios que deberá afrontar la ex mandataria, Ocaña sostuvo que confía en que la Justicia "logre demostrar todos los hechos que se le imputan" y estimó que en el marco de esos proceso será "difícil conseguir su impunidad". SPC/MG/OM NA