El juez federal de San Isidro Lino Mirabelli le negó a los padres de Solange Musse, la joven que murió de cáncer en pandemia y no logró tener contacto con aquellos, ser querellantes en la causa por la fiesta en Olivos en plena cuarentena.

Además, el magistrado denegó el pedido de amicus curiae a la Asociación Civil Bases. De esta forma, quedaría firme el acuerdo que previamente firmó el fiscal Fernando Domínguez con el presidente Alberto Fernández por 1,6 millones de pesos; y con la Primera Dama, Fabiola Yáñez, por 1,4 millones de pesos. Es que al no haber terceros involucrados en el expediente y estar la convalidación fiscal, es muy probable que la decisión de Mirabelli quede firme.

Solange Musse murió el 21 de agosto del 2020 de cáncer en la provincia de Córdoba. El caso salió a la luz porque su papá viajó desde Neuquén y le impidieron verla cuando estaba en los últimos días con vida por no tener los requisitos para ingresar a la provincia.

El juez federal de San Isidro Lino Mirabelli le negó a los padres de Solange Musse, la joven que murió de cáncer en pandemia y no logró tener contacto con aquellos, ser querellantes en la causa por la fiesta en Olivos en plena cuarentena.

Los papás de Solange pedían ser querellantes en el expediente de San Isidro, pero ahora le fue negado por el juez. "Los pretensos querellantes no reúnen la condición de particularmente ofendidos por los hechos independientes que se ventilan en esta pesquisa, circunstancia ineludible para que pudieran adquirir, llegado el caso, esa legitimación procesal, de manera que corresponde rechazarla", fundó en su fallo.

De esta forma, al estar el acuerdo fiscal y la convalidación del juzgado, una vez pagada las sumas fijadas es muy probable que la extinción de la causa quede firme

SOF/MG/AMR NA