(Por Silvina Oranges).- El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Ojea, sostuvo hoy que el papa Francisco despliega "un liderazgo indiscutible" en medio de la pandemia de coronavirus en el mundo, y afirmó que su encíclica Fratelli Tutti es su "gran legado" en busca de la fraternidad.

"Con enorme alegría saludamos este octavo aniversario. Hay un liderazgo indiscutible del Santo Padre en medio de esta pandemia que nos enseña a ser mejores personas", afirmó Ojea en diálogo con Télam, al cumplirse mañana ocho años del inicio del pontificado de Jorge Bergoglio.

En ese marco, el obispo de San Isidro recordó que, "al celebrar este octavo aniversario del papado de Francisco, no podemos dejar de poner nuestra mirada en aquel 27 de marzo del año pasado en la Plaza de San Pedro, vacía y lluviosa, con el Papa dejándonos ese texto del Evangelio de San Marcos sobre la tempestad: nadie se salva solo, todos estamos remado juntos".

En ese sentido, Ojea destacó que, "a partir de ese momento, el Papa de alguna manera se transforma, más allá de los católicos, en un líder en el momento de crisis y de pandemia, en un líder de la humanidad".

"Muchos hemos querido buscar apoyo en todo el magisterio de ese tiempo de ese tiempo del Papa, la predicación de las misas de Santa Marta, las catequesis sobre la doctrina social de la Iglesia, la carta a los movimientos sociales, la carta a los sacerdotes. Ha trabajado este año de una manera incansable", remarcó el obispo de San Isidro.

De ese modo, Ojea destacó que "da la impresión de que él ha visto con claridad que, al tocar fondo la humanidad en esta pandemia, se desnuda más claramente la desigualdad entre nosotros, y aparecen entonces más claras las opciones que tienen que ver con la fraternidad".

"Así, aparece Fratelli Tutti, gran legado de este papado. Inspirada en San Francisco de Asís y en el encuentro con el imán, el Papa va tejiendo lazos solidarios y de unidad con toda la otra parte del mundo, con el mundo musulmán. Ha estado con los sunitas, ahora con los chiítas, en el último viaje a Irak",aseveró.

Resaltó además que el del Papa "es un modo de querer enseñarnos cómo se convive con las diferencias, de cómo se vive ese poliedro para poder salir humanamente de una crisis tan grande".

Finalmente, el presidente del Episcopado argentino subrayó que, "para nosotros los creyentes, con la mirada puesta en Jesús, porque es el Evangelio mismo el que nos enseña que toda persona humana es hermana nuestra". (Télam)