El extitular de la AFIP, Ricardo Echegaray, negó hoy que se haya cometido delito en el otorgamiento de un plan de pago a la empresa Oil Combustibles, al expresar sus “últimas palabras” en el juicio que se le sigue por administración fraudulenta agravada en perjuicio del Estado, en el que esta tarde será dado a conocer el veredicto.

Tras escuchar las palabras de Echegaray y los otros dos acusados, los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa, el Tribunal Oral Federal Tres (TOF 3) dispuso un cuarto intermedio hasta las 17, cuando se leerá el veredicto.

“No hubo ningún perjuicio fiscal”, sostuvo Echegaray ante el (TOF 3), al que reclamó un “pronunciamiento absolutorio”, porque -según dijo- se trató de una causa “armada” con “prueba falsa” que atribuyó a la AFIP cuando era dirigida por Alberto Abad.

El caso llegó hoy al momento del veredicto con el pedido del fiscal Juan Patricio García Elorrio de penas de cuatro años de prisión para Ricardo Echegaray y cuatro años y cuatro meses de prisión para los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa, por considerar que hubo delito para beneficiar al grupo Indalo.

Echegaray sostuvo que el plan de pago otorgado a Oil Combustibles fue “igual” a los otros 1.648 que hubo durante su gestión en el organismo recaudador, y que durante los dos años de juicio -suspendido durante meses por la pandemia de coronavirus- no se produjo “ninguna prueba” que avalara la acusación.

El exfuncionario lamentó que, cuando fue interrogado por el fiscal, solo se le preguntara sobre sus vínculos políticos con el fallecido presidente Néstor Kirchner y con la vicepresidente Cristina Fernández.

Click to enlarge
A fallback.

"Es una canallada que la AFIP cuestione el sistema de pagos del artículo 32 de la ley 11.683”, enfatizó Echegaray, al hacer referencia a la norma en que se basó el plan de pago a Oil Combustibles. “Se la pasaron buscando el pelo al huevo”, dijo.

Según la acusación, la suma multimillonaria que esa compañía retuvo correspondiente al expendio de combustibles fue utilizada para otras empresas del Grupo Indalo, de López y De Sousa.

A continuación hizo uso de sus “últimas palabras” De Sousa, quien afirmó haber sufrido una “persecución” judicial y mediática” a la vez que proclamó su “inocencia”.

“Oil Combustibles era una gran empresa”, expresó De Sousa y agregó que “ninguna de las firmas del Grupo Indalo ocultó un solo peso” y que la primera solo recurrió al procedimiento del artículo 32 de la ley 11.683 al mes medio de no poder cumplir con los pagos.

“Siempre quisimos pagar y siempre pagamos”, remarcó De Sousa, quien, al igual que López estuvo varios meses preso, hasta que en septiembre de 2019 ambos recuperaron la libertad.

El TOF 3 está integrado por los jueces Andrés Basso, Fernando Machado Pelloni y Javier Feliciano Ríos, a quienes De Sousa le pidió que “rechacen esta locura” y así “se habrá hecho justicia”.

El último en hablar fue López, quien pidió “perdón” a sus socios, amigos y empleados, que “la pasaron muy mal” durante cuatro años, pero remarcó que “nada de esto hubiere pasado si hubiera acordado con el (ex) presidente (Mauricio) Macri la entrega” de las empresas. (Télam)