Funcionarios y diferentes dirigentes del Frente de Todos (FdT) coincidieron hoy en condenar el bombardeo a Plaza de Mayo perpetrado hace 67 años con el objetivo de matar a Juan Domingo Perón y derrocar el gobierno constitucional que encabezaba, y bajo la consigna "No nos han vencido" destacaron en la conmemoración de este hecho histórico "la vigencia" que aún posee el movimiento peronista.

El 16 de junio de 1955, aviones de la Armada y la Fuerza Aérea dejaron caer en el centro porteño 14 toneladas de bombas y provocaban la muerte de 350 personas que se congregaban en la histórica Plaza con el propósito de asistir a un desfile militar.

La Secretaría de Derechos Humanos, a cargo de Horacio Pietragalla Corti, recordó en sus redes sociales que "el 16 de junio de 1955, la Armada Argentina, con apoyo de sectores de la Fuerza Aérea, se encabezó un ataque con motivo de asesinar al presidente Juan Domingo Perón y a los miembros de su gabinete, consumando así un golpe de Estado".

"Aquel día, las fuerzas armadas lanzaron más de 100 bombas sobre la Plaza de Mayo, en la ciudad de Buenos Aires. El brutal ataque dejó más de 300 civiles muertos y cientos de heridos", recordó el organismo.

El ministro de Defensa, Jorge Taiana, manifestó que "el brutal bombardeo a Plaza de Mayo dejó un saldo de más de 300 muertos, la mayoría civiles".

"Fue la antesala del golpe de Estado que derrocaría a Perón. Allí los poderosos demostraron su odio al peronismo y su desprecio por la vida", señaló el ministro a través de sus redes sociales.

En esa línea, el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, escribió: "Hoy se cumple un nuevo aniversario del brutal bombardeo de Plaza de Mayo. Los sectores que no podían derrotar al peronismo en las urnas apelaron a las bombas. Más de 300 muertos representan una marca indeleble de aquella jornada trágica ¡No nos han vencido!".

También la senadora del FDT y presidenta del PJ mendocino, Anabel Fernández Sagasti, se hizo eco de la conmemoración al escribir la frase: "No nos han vencido", acompañada de una foto histórica del ataque a civiles en Plaza de Mayo.

Para la ministra de Gobierno bonaerense y vicepresidenta primera del PJ, Cristina Álvarez Rodríguez, con el bombardeo "se produjo uno de los hechos más violentos y dolorosos de nuestra historia. A 67 años, no olvidamos".

Con un corto mensaje, el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, escribió: "16 de junio de 1955. Horroroso ¡Viva Perón!".

En tanto, la jefa de bloque de Unidad Ciudadana en el Senado, Juliana Di Tullio, afirmó que "civiles y militares perpetraron un bombardeo en Plaza de Mayo con el objetivo de matar al presidente Constitucional, pero ese día y esa demostración de cuánto odio albergaban y aún albergan, hicieron al peronismo invencible".

El intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, publicó: "Aprovechamos esta jornada de memoria para volver a gritar 'nunca más' a las dictaduras militares y volvemos a levantar las banderas históricas del peronismo que son la justicia social, soberanía política, independencia económica y a cuidar por siempre a nuestra democracia".

Eduardo Valdés, diputado nacional del FDT, señaló que "intentaron callar a la voluntad popular con bombas y violencia. A pesar de las bombas y los fusilamientos ¡No nos han vencido!".

La dirigenta del PJ porteño Lorena Pokoik utilizó el hastag #NoNosHanVencido al mismo tiempo que afirmó que "producto del odio al peronismo buscaron derrocar con este deleznable accionar que atentó contra la democracia".

Desde el sindicalismo, el secretario general de los curtidores, Walter Correa, manifestó que "hoy recordamos a las y los argentinos asesinados cobardemente durante los criminales bombardeos sobre la Plaza de Mayo. Uno de los capítulos más trágicos de nuestra historia nacional que no olvidamos, ni perdonamos", agregó.

Por su parte, el titular del sindicato de Canillitas, Omar Plaini, exhortó a "mantener activa la memoria del bombardeo y la masacre, unas de las historias más lacerante de nuestra historia".

A su turno, el secretario general de Unión Ferroviaria, Sergio Sasia, consideró que fue "una masacre cobarde y un ataque inédito contra el pueblo y la democracia. No nos han vencido". (Télam)