Trabajadores municipales de la ciudad de La Rioja intentaron hoy ingresar al edificio de la comuna por atrasos salariales y despidos en un episodio que la intendenta de la capital riojana, Inés Brizuela y Doria, calificó como un "intento de toma por parte de inadaptados".

La protesta ocurrió en el marco de un conflicto protagonizado por los 800 trabajadores de la comuna que forman parte del Programa de Empleo Municipal (PEM), que fueron pasados a planta permanente por la intendencia hace unos días en una decisión que el gobierno provincial definió como una maniobra "irresponsable", "electoralista" y "unilateral".

El municipio de La Rioja responde políticamente a Juntos por el Cambio, que en las últimas elecciones de la provincia perdió las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), mientras que la administración provincial, al mando de Ricardo Quintela, forma parte del Frente de Todos.

Desde el gobierno de Quintela acusan a Brizuela y Doria de haber concedido el pase a planta por una mera cuestión electoral y sin contar con respaldo en fondos propios para hacerse cargo del costo económico de la medida, tras lo cual advierten que desde la Casa de Gobierno no saldrá un peso para costear esa decisión.

La tensión entre el municipio de La Rioja y el gobierno de la provincia, que lleva ya varios días, crece a medida que se acercan las elecciones legislativas del 14 de noviembre.

Brizuela y Doria, quien fue senadora nacional por La Rioja y proviene de la UCR, denunció desde Twitter que "un grupo de inadaptados" intentó "tomar por la fuerza el Palacio municipal, violentando a nuestras mujeres del cuerpo de seguridad".

Click to enlarge
A fallback.

"Anoche pedí custodia policial del edificio y parque automotor, sin respuesta a la fecha", añadió.

En tanto, desde el gobierno riojano respondieron a la acusación también desde las redes sociales, donde le reprocharon a la jefa comunal optar por la "la victimización como forma de evitar responsabilidades" y al mismo tiempo negaron que en la protesta hayan participado miembros de la gestión provincial.

"Ante lo sucedido esta mañana en el edificio de Capital y como respuesta a información falsa que se intenta instalar, queremos aclarar que desde el gobierno de la provincia no hubo ningún tipo de participación", remarcaron.

En ese mismo pronunciamiento, acusaron a la intendenta de buscar "enrarecer" el clima social en La Rioja a pocos días de los comicios en lo que consideraron como una actitud "ni democrática ni mucho menos respetuosa de las instituciones que algunos dicen defender". (Télam)