El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, indicó hoy que la provincia registra un “situación creciente de casos" de coronavirus pero afirmó que era "todavía controlable”, aunque advirtió que evalúa restringir las actividades nocturnas si los contagios se acrecientan.

El mandatario provincial analizó la emergencia sanitaria en Jujuy al apuntar que la “situación epidemiológica local es diferente a la de Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA)", y que es consciente que "la segunda ola" les "va a llegar en algún momento".

"Estamos teniendo una situación creciente de casos pero todavía controlable”, afirmó luego de presentar un certamen de futbol local y ratificó su posición de “no cerrar las escuelas”.

Morales adelantó que en la próxima reunión del Comité Operativo de Emergencia, “se evaluará la situación” epidemiológica de la provincia y subrayó que serán “más rigurosos en el control de las reuniones y la noche”.

En ese sentido, consideró que en caso de aumento de los contagios podría aplicarse “un toque de queda sanitario de 0 a 6 de la mañana”, aunque prefirió “no adelantarlo como medida", porque aún no la van a tomar.

Consideró que la transmisión del virus se produce ante el descuido de "las juntadas", cuando la gente "se saca el barbijo para comer o tomar algo” y sobre ese punto destacó el comportamiento del jujeño al que calificó de “bastante bueno”.

Morales destacó la importancia de que toda la comunidad “cumpla con las normas de protocolo y de bioseguridad” para evitar más aumentos de contagios. (Télam)