El presidente del Comité Nacional de la UCR y gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, lanzó en Formosa la candidatura a gobernador del radical Fernando Carbajal, oportunidad en la cual aseguró “no tener miedo a los desafíos que vienen ni al país que deje el Frente de Todos”.

Morales, quien estuvo acompañado por el diputado nacional Facundo Manes, expresó su deseo de sostener un debate dentro del radicalismo y de Juntos por el Cambio en el que se expongan ideas y planes de gobierno, de cara a 2023.

“Tenemos que mostrar lo que haremos y cómo lo haremos, además de abordar lo que hicimos hasta ahora”, expresó.

Ante cientos de simpatizantes de la UCR, de Juntos por el Cambio y de la comunidad Qom, Morales ratificó que no es partidario de la grieta porque “no resuelve ningún problema a la gente”, lo que se ve reflejado ahora en Cristina Kirchner quien “parece más opositora que juntos por el Cambio, ya que tenemos una vicepresidenta que se lanza como candidata a presidenta opositora al gobierno que ella armó y del que es la principal responsable”.

“Así, la gente termina pagando por las disputas internas del Frente de Todos, sintiéndose triste, abandonada, con esta inflación descontrolada. Cada índice mensual inflacionario nos revela que hay más pobres”, señaló.

Asimismo, el gobernador jujeño planteó enérgicamente el desafío de generar trabajo para combatir la pobreza y consideró que la cultura del asistencialismo “no va más”, por lo que hay que volver a la cultura del trabajo “poniendo recursos en la activación de la producción como motor de la economía, de manera que quienes hoy son beneficiarios de planes sociales tengan trabajo digno”.

Nueva matriz productiva para la Argentina

En ese sentido, Morales se pronunció por “constituir una nueva matriz de producción en la República Argentina”, la cual se desarrolle “de la mano de la transformación del modelo educativo, con un gobierno que ponga en marcha un programa de desarrollo federal en un país que sigue siendo unitario”.

“Así lo hice en Jujuy”, remarcó y precisó que por este camino logró “la paz social, meter presos a los delincuentes y resolver 32 años de déficit fiscal” en una “provincia caótica que algunos la calificaron de inviable, donde el objetivo principal de un gobernador era pagar sueldos a los empleados públicos”.

“Nuestro país no es inviable, es, en todo caso, una potencia que tiene lo que necesita y demanda el mundo, es decir energía, biotecnología y economía del conocimiento”, argumentó.

El titular de la UCR también manifestó su convicción de que Formosa es una provincia viable y que puede ser transformada de la mano de Carbajal y de la UCR, “ya que somos un partido de gestión que no se resigna”