El diputado nacional Emilio Monzó (Encuentro Federal-Juntos por el Cambio) presentó hoy un proyecto de ley por el cual busca reconvertir las prestaciones del programa nacional Potenciar Trabajo en empleo genuino y expresó que hay que "debatir cómo damos trabajo a los argentinos, no quién maneja la caja de los planes".

La propuesta plantea generar incentivos que fomenten la contratación bajo la forma de empleo asalariado registrado en el sector privado; y contempla una serie de beneficios para aquellas empresas del sector privado que contraten a beneficiarios del Potenciar Trabajo.

En primer lugar, prevé una reducción del 100% de las contribuciones patronales al sistema previsional por un plazo de 24 meses contados desde el inicio de la relación laboral.

Asimismo, el Estado aportará el monto del plan social, equivalente a medio salario mínimo vital y móvil, como parte del salario del empleado durante 12 meses, para posibilitar que quienes accedan al Potenciar Trabajo puedan seguir percibiendo los beneficios y prestaciones del mismo durante dicho período.

"Hoy la discusión en torno a los planes sociales pasa por quién los maneja, cuando en realidad deberíamos darle a la gente las herramientas para que consiga trabajo genuino y deje de depender de los planes para poder vivir", sostuvo Monzó.

Para el expresidente de la Cámara baja, "la protección social en nuestro país es una de las más importantes de la región y, sin embargo, ha demostrado ser insuficiente para resolver el problema de la pobreza. El Potenciar Trabajo tiene más de 1.200.000 titulares activos, pero, según datos del Ministerio de Desarrollo Social, apenas el 2% de esos beneficiarios pudieron acceder al régimen de ingreso protegido al empleo. Necesitamos generar nuevas alternativas para ayudar a los argentinos a salir de la pobreza".

El proyecto establece también que la autoridad de aplicación de la norma –el Ministerio de Desarrollo Social, el Ministerio de Trabajo y la AFIP- "implemente acciones de capacitación laboral para brindar herramientas que permitan una mejor inserción social y laboral de los beneficiarios del plan, con especial atención en cerrar brechas de género y etarias."

Monzó puntualizó: "En un país en el que seis de cada 10 chicos son pobres tiene que ser prioridad de todas las fuerzas políticas pensar alternativas para ir reduciendo de forma efectiva la pobreza". (Télam)