La precandidata a legisladora porteña por el Frente de Todos, Victoria Montenegro, se mostró "optimista" con el resultado de las elecciones y aseguró que en la Ciudad de Buenos Aires se percibe una "aceptación bastante fuerte" de la propuesta electoral y los candidatos del oficialismo a nivel nacional.

"Todos los días estamos trabajando y recorriendo las calles muy cerca de la gente y la verdad que día a día somos más optimistas", describió Montenegro esta mañana, en diálogo con AM 750, al ser consultada por el último tramo de la campaña y las perspectivas para las PASO del 12 de septiembre.

Al transmitir su experiencia en las recorridas y visitas a los barrios, la legisladora y precandidata aseguró que "más allá de una realidad que es imposible de negar" la respuesta que encuentra en la gente refleja "una aceptación bastante fuerte del Frente de Todos en la Ciudad de Buenos Aires".

"Eso nos llena de optimismo", analizó, y en el mismo sentido consideró que "se está rompiendo el blindaje" que según su opinión protegió durante mucho tiempo a Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta en el distrito porteño.

Para Montenegro, la pandemia "dejó en evidencia muchas falencias" en la administración porteña, sobre todo en materia de salud como en medioambiente y espacio público, precisó.

Y en el mismo sentido, continuó: "La discusión de qué Ciudad queremos para las generaciones futuras nos permitió evidenciar qué pasa en la Ciudad de Buenos Aires".

En otro orden, la legisladora porteña, que preside la comisión de Derechos Humanos de la Legislatura, volvió a pronunciarse sobre la desaparición del agente de la Policía de la Ciudad Arshak Karhanyan, de quien no se tienen noticias desde hace dos años y medio.

Al referirse al caso, Montenegro subrayó que tras "la intervención de la Secretaría de Derechos Humanos" de la Nación, "la causa toma otro impulso, y se entiende que es un caso de desaparición forzada de personas".

El jueves por la tarde, la madre y el hermano mayor del policía desaparecido, Vardush Datyvian y Tigran Karhanyan, junto a otros familiares más compañeros de estudios, realizaron una protesta frente al Palacio de Tribunales para reclamar el cambio de carátula del expediente y el pase a la Justicia Federal con el propósito de que se investigue el hecho como una "desaparición forzada".

Montenegro, al remontarse al día en que se vio por última vez a Arshak, el 24 de febrero de 2019, afirmó que en aquel momento había "una Argentina muy distinta", con Patricia Bullrich al frente del ministerio de Seguridad de la Nación, y agregó que los primeros meses de la búsqueda del joven policía fueron de una "desolación absoluta" porque "la familia no podía acceder a la causa", ya que todavía no había sido aceptada como querellante.

"Ahora con la intervención de la secretaría de Derechos Humanos, la causa toma otro impulso y se entiende que es un caso de desaparición forzada de personas", contrastó.

Además, la legisladora y candidata del FdT resaltó que a lo largo de la investigación hubo "una gran cantidad de irregularidades" que atribuyó a la Policía de la Ciudad, como la destrucción de todos los datos de los teléfonos celulares de Arshak y del principal sospechoso, como la extracción de información de la computadora del agente desaparecido más la negativa y posterior demora en la entrega de las filmaciones de las cámaras de seguridad del día de la desaparición.

"La última persona que la vio es un policía de la Ciudad. Después de la denuncia de su mamá, la investigación la toma la Policía de la Ciudad y a partir de ahí hay una cantidad de irregularidades que nos dejan donde estamos", denunció. (Télam)