Agustín Simone, ministro de Infraestructura y Servicios Públicos, manifestó que “en la Provincia tenemos comprometidos, con las licitaciones que tenemos lanzadas, el presupuesto de este año y el año que viene. Obras que se hacen en tres o cuatro años. Teníamos un país y una provincia parados, ¿y qué implicaba esto? Que a veces a una empresa, aunque le adjudiquemos una obra, le tomaba tiempo empezar, porque hacía dos o tres años que no hacían obra pública y entonces se habían descapitalizado, tenían instalaciones desarmadas”.

“Las empresas tuvieron que, también en medio de la pandemia, ponerse a trabajar con una realidad completamente distinta en la que habían tenido el 2018 y 2019. Eso lo vemos y a nosotros nos está generando un retraso en el avance de nuevas obras. Nosotros no somos afectos a los anuncios grandilocuentes o a las grandes firmas de compromisos para adelante, sino que vamos muy sobre lo seguro, porque tenemos la convicción que es la forma en que hay que hacer las cosas. Y hoy se ven los resultados”, añadió en declaraciones radiales.

“El FIM es una muy buena herramienta y vamos a continuar con esta mecánica. Incluso estamos empezando a descentralizar obras que consideramos que los municipios las pueden ejecutar más rápido que nosotros. Son obras de plazos más cortos. Obras de arquitectura, de vivienda también. La mayoría de las viviendas que estamos haciendo son descentralizadas en municipios. Salvo licitaciones muy grandes de viviendas como en La Matanza, Moreno o Florencio Varela, donde son cientos”, subrayó.

“Los fondos del FIM de este año, en menos de dos meses, teníamos el 80% firmado. ¿Qué quiere decir? Que el 80% de los municipios tenían todos sus proyectos aprobados en menos de dos meses. El gran desafío en la Provincia es generar tierra. Los municipios tienen que generar tierra urbana para poder después ir y construir vivienda”, completó