El viceministro de Justicia, Juan Martin Mena, consideró hoy que el pedido de refugio político a Uruguay del diputado macrista del Parlasur Fabián "Pepín" Rodríguez Simón "muestra la peor cara de cinismo y cobardía de la gestión de Mauricio Macri en el Gobierno".

"Nos hablan de impunidad y ante al primer llamado a declarar para ejercer su acto de defensa solicitan refugio en Uruguay. Es vergonzoso como todo lo que hicieron", advirtió Mena, en diálogo con AM750.

Con estas expresiones, el viceministro de Justicia se refirió al pedido de asilo político a Uruguay formulado por Rodríguez Simón, sindicado como integrante de la llamada mesa judicial del macrismo, acusada de ser la ejecutora de maniobras ilegales en perjuicio de empresarios, entre ellos los propietarios del Grupo Indalo.

La jueza federal de la causa, María Servini, le había impuesto a Rodríguez Simón una prohibición de salida del país en marzo último, pero el abogado y miembro del PRO ya se encontraba entonces en Uruguay.

Sin embargo, estaba obligado a prestar declaración indagatoria el próximo 17 de junio, algo que Rodríguez Simón anunció que no hará por considerarse víctima de una "persecución" y alegar "temores fundados de que, si lo hiciera, sería privado indebidamente" de su libertad.

"La situación de Rodríguez Simón muestra la peor cara del cinismo y la cobardía de los funcionarios y de la propia gestión de Mauricio Macri en el Gobierno. Ante el primer pedido de explicaciones sale con esta desfachatez", sostuvo Mena, quien definió al exfuncionario de Cambiemos como un "operador oscuro".

"No se cumple ninguna condición para que solicite el refugio político; no hay ninguna convulsión interna en Argentina, ni violaciones masivas a los derechos humanos, ni actos de terrorismo o algún desorden interno que no le permita ejercer sus derechos en plena libertad", argumentó el viceministro.

Contrastó la situación judicial de Rodríguez Simón con la "feroz persecución política" impulsada por Cambiemos sobre exfuncionarios kirchneristas, en procesos que -dijo- violaron las "más elementales reglas del Estado de derecho".

"A ninguno se le ocurrió desconocer el llamado de la Justicia", advirtió sin embargo Mena.

Consultado sobre eventuales medidas que podría disponer Servini para asegurar la declaración del exasesor, Mena apuntó que podría recurrir a la "fuerza pública" o solicitar un "pedido de detención" y, al encontrarse en el exterior, debería "cursar una detención internacional con pedido de extradición del Uruguay".

La principal causa por la que Rodríguez Simón se encuentra imputado es la que tiene como denunciantes a los empresarios Fabián de Sousa y Cristóbal López, quienes lo acusan de ser el promotor de supuestas extorsiones contra ellos y sus empresas perpetradas durante el Gobierno de Mauricio Macri.

Esta semana, al mismo tiempo que "Pepín" anunciaba que no volvería a la Argentina, Servini recibía el informe elaborado por la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado del Poder Judicial de la Nación (Dajudeco) sobre las llamadas entrantes y salientes de un grupo de exfuncionarios acusados de formar parte de la denominada "mesa judicial" de Cambiemos, que habría orquestado las presiones sobre el Grupo Indalo, de López y De Sousa.

Ese grupo de funcionarios incluye a Macri, a Rodríguez Simón, al exasesor presidencial José María Torello, al extitular de la AFIP Alberto Abad y al exdirector de Vialidad Nacional Javier Iguacel (luego ministro de Energía) y el informe incluye el análisis de los llamados que intercambiaron en 42 momentos distintos, considerados "hitos" para la investigación. (Télam)