El jefe de los senadores del Frente de Todos, el legislador por Formosa, José Mayans, denunció hoy una "estrategia de desprestigio" motorizada por la oposición y aseguró que ya comenzó "la campaña política" que busca "desgastar" a la dirigencia que defiende a los movimientos populares, de cara al año electoral.

En el inicio de la sesión especial del Senado, Mayans acusó a la dirigente de Coalición Cívica ARI Elisa Carrió, al jefe de los senadores de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, y al ex gobernador de Mendoza y presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, de estar detrás de esa campaña de desprestigio.

Mayans advirtió que "la oposición ve (con la pandemia de coronavirus) la oportunidad de ver cómo hacer para denunciar en forma sistemática y hacer un show permanentemente" y aseguró que sus dichos "fueron distorsionados" como parte de "un operativo de prensa".

El senador le había dado hace una semana una entrevista al matutino porteño La Nación, que le atribuyó haber declarado que en la pandemia "no hay derechos", pero luego aseguró que sus dichos "fueron distorsionados".

"La oposición ve (con la pandemia de coronavirus) la oportunidad de ver cómo hacer para denunciar en forma sistemática y hacer un show permanentemente".

"Esto forma parte de un operativo de prensa diciendo que en pandemia no existen derechos, nunca dije semejante cosa, nosotros ratificamos que el principal de los derechos es el derecho a la vida y a cuidar por todos nosotros", declaró.

Aunque se aguardaba una réplica opositora, Naidenoff no se encontraba conectado en el momento de las palabras de su par de Formosa, pero no se descarta que emita su opinión en las próximas horas.

Mayans aseguró que lo publicado por el matutino porteño fue "una falsa información que ha recorrido los medios" y que forma parte de "una estrategia comunicacional que busca descalificar y desprestigiar a la personas, humillar y ridiculizar a las personas" porque "empezó la campaña política".

El senador explicó que "un periodista" le preguntó "si existe la libre circulación" en la provincia de Formosa ante las denuncias por supuestas violaciones a los derechos humanos en centros de aislamiento de casos sospechosos de coronavirus.

"Yo le dije que por supuesto pero que en pandemia hay que cuidar a las personas y aparte los estados tienen la obligación de cuidar a la salud pública y que en este caso el derecho al libre tránsito no es derecho absoluto, se ve limitado y se toman medidas que no son lo que la gente quiere", recordó.

Para el senador del PJ, todo comenzó cuando se reunieron con organizaciones de derechos humanos que denunciaron vulneraciones de derechos humanos en Jujuy, específicamente por la dirigente Milagro Sala.

"La respuesta a eso no se hizo esperar: una denuncia hecha por la diputada (Elisa) Carrió, por (el jefe de los senadores opositores) Luis Naidenoff y el ex gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, pidiendo la intervención de Formosa por atropellos a los derechos humanos", subrayó.

Para el legislador, "ahí empezó la campaña política" de la misma forma, dijo, en que se organizó "la estrategia con la que Mauricio Macri llegó al gobierno, trabajando en el desgaste y descrédito de la dirigencia política que defiende a los movimientos populares".

"El ataque fue feroz al gobierno de Formosa. Tuvimos ocho denuncias", dijo que quienes denuncian son los que se arrogan emitir certificados de derechos humanos y defendió al gobernador de Formosa Gildo Insfrán por las medidas sanitarias adoptadas para que dieron "resultados óptimos" para impedir la expansión de casos de Covid en el distrito. (Télam)