El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, se diferenció hoy de un sector del kirchnerismo que reclama un juicio político a jueces de la Corte Suprema de Justicia y afirmó que "no es un tema que se haya charlado" y que "no es para discutirlo livianamente porque es uno de los poderes del Estado". Massa coincidió en cuestionar el funcionamiento del Poder Judicial por ser "el que menos se ha actualizado y el que menos rinde cuentas ante la gente", pero planteó cautela ante la posibilidad de un juicio político y le bajó el tono a las declaraciones de dirigentes del Frente de Todos como el diputado Leopoldo Moreau sobre el tema. "Yo creo que el Poder Judicial en su conjunto es el que menos se ha actualizado y el que menos rinde cuentas ante la gente", indicó el titular de la Cámara baja y agregó: "Olvidemos a los 10 o 20 jueces que conocemos por resonancia, todos los días tenemos noticias de un juez que libera a un delincuente, de un fiscal que no hace su trabajo". En declaraciones radiales, el diputado nacional remarcó al respecto que "todos" los funcionarios deben "rendir cuentas" y precisó: "Los tres poderes somos servidores públicos y estamos obligados a rendir cuentas y a renovar nuestro compromiso con la sociedad". Consultado sobre si es una intención del Gobierno promover el juicio político a miembros de la Corte Suprema, Massa aseguró: "No es un tema que hayamos charlado hasta ahora y no me parece en todo caso que sea para discutirlo livianamente porque es uno de los poderes del Estado". La opción del juicio político es promovida por legisladores del oficialismo entre los que se encuentra Moreau, quien considera que los jueces del máximo tribunal son parte del "lawfare" contra el kirchnerismo y los relaciona con el gobierno del ex presidente Mauricio Macri. "La reforma del Poder Judicial hay que empezarla de la cabeza hacia abajo", sostuvo Moreau el último lunes, al tiempo que señaló que "hay que hacer algún juicio político en la Corte y otros estamentos" y se expresó a favor de "ampliar" el máximo tribunal. En diciembre pasado, al cumplirse el primer año de gestión del presidente Alberto Fernández, fue la vicepresidenta Cristina Kirchner la que acusó directamente a la Corte "encabezar y dirigir el proceso de lawfare", con críticas directas al presidente del tribunal, Carlos Rosenkrantz, y los jueces Ricardo Lorenzetti y Elena Highton. Días atrás, el propio Fernández revivió el tema al considerar que la Corte está "desprestigiada", aunque aclaró: "Tengo cierta impotencia porque es un poder autónomo en la República. Como yo soy un republicano de verdad, respeto la autonomía judicial, pero no quiere decir que avale lo que ellos hacen". PS/MG/OM NA