El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, pidió hoy que el debate sobre los proyectos de "los 1000 días" y de legalización del aborto se haga mañana "con respeto y sin calificaciones" y que los legisladores puedan votar "sin presiones" y de acuerdo "con su propia convicción".

En conferencia de prensa en la Cámara baja, Massa confió en que mañana habrá "asistencia perfecta" de los diputados de manera presencial y por vía remota, luego del plenario de comisiones, que emitió dictamen de mayoria para el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

"Casi la mitad de las leyes salieron por consenso" este año, destacó el titular del cuerpo, quien sostuvo, parafraseando a Juan Domingo Perón, que debe procurarse un país en el que "para un argentino no hay nada mejor que otro argentino",

Sobre el mensaje de la Iglesia católica contrario a la ley de aborto legal y voluntario, Massa dijo que él pertenece a ese credo pero insistió en que los diputados deben votar de acuerdo a "su convencimiento y sin presiones".

"Con templanza, seguridad y responsabilidad mañana trataremos dos leyes trascendentes que cruzan de manera horizontal" a la sociedad, dijo en referencia a la ley de "los 1.000 días" para garantizar asistencia a la madre y los niños recién nacidos durante tres años y la de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

"Hay que dar un mensaje claro con el tratamiento conjunto para seguir demoliendo la grieta; mostrar la madurez de que el Parlamento puede tratar temas de consenso casi unánime en un caso y otro en el que hay opiniones tan diversas", planteó.

Massa insistió en que se debe "garantizar el respeto en el debate, que no haya calificaciones, que no haya diputados calificados de 'asesinos' ni diputados calificados de 'antiderechos'. No es una guerra, hay que resolver de manera responsable temas que nos cruzan como sociedad".

También abogó por que los legisladores "puedan votar sin presiones"; que "ambas ideas tengan posibilidades y cada uno vote de acuerdo a su propia convicción o a su mandato popular".

Massa fue persistente en el pedido de tratar el tema "con respeto, con altura, para mostrar a la sociedad que podemos ser civilizados para debatir".

"El que piensa distinto no es un enemigo, sino simplemente alguien que piensa distinto. Hay que respetarse y hacer la Argentina de la unidad en la diversidad", concluyó.

(Télam)