Más de un centenar de candidatos se anotaron para participar del concurso para ocupar las vacantes de la Cámara Federal porteña que provisoriamente cubren los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi.

El plazo para inscribirse venció anoche y la novedad es que Bruglia no se anotó, por lo que, una vez que concluya el concurso, deberá retornar al Tribunal Oral Federal 4, para el que fue designado, mientras que Bertuzzi se inscribió.

El concurso fue convocado luego del fallo que dictó la Corte Suprema de Justicia de la Nación en noviembre de 2020, en el cual el máximo tribunal determinó que, si los jueces Bruglia y Bertuzzi querían permanecer en sus puestos, debían presentarse a un concurso, ganarlo y posteriormente obtener el aval del Senado.

Ambos jueces habían sido designados en la sala I de la Cámara Federal por el mecanismo de traslado durante el Gobierno de Cambiemos, lo que el año pasado fue cuestionado por el Consejo de la Magistratura y que desembocó en el fallo del tribunal supremo, que resolvió que esos traslados eran provisorios y que debía abrirse un concurso para nombrar a jueces definitivos.

En el concurso abierto para cubrir estas dos vacantes, uno de los dos jueces trasladados Bertuzzi se presentó, mientras que Bruglia no se anotó entre los candidatos.

El concurso, que lleva el número 461/2020 tiene más de cien postulantes, informaron a Télam fuentes judiciales.

Entre los candidatos se encuentran Cecilia Incardona (fiscal en la causa de Lomas de Zamora que investiga presuntas maniobras de espionaje ilegal por parte de funcionarios del Gobierno de Macri); Julián Ercolini; Sebastián Casanello; y Ernesto Kreplak.

En la nómina también se encuentra Juan Tomás Rodríguez Ponte (titular de la Dajudeco, la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado del Poder Judicial); el juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena y el juez en lo penal económico Pablo Yadarola, entre otros.

El examen al que serán sometidos los postulantes está previsto para el 26 de febrero, aunque por la pandemia aún no están totalmente definidos los detalles de cuál será la modalidad.

Los jueces Bruglia y Bertuzzi denunciaron públicamente que habían sido “removidos por la política” de sus cargos, y presentaron una denuncia ante la Comisión Interamerciana de Derechos Humanos (CIDH) contra el Estado argentino.

En caso de que el concurso finalice con la designación de otros magistrados, tanto Bruglia como Bertuzzi deberán regresar a sus tribunales de origen.

Bruglia debería volver en ese supuesto al Tribunal Oral Federal 4, en Comodoro Py; mientras que Bertuzzi, por su parte, se pasaría a desempeñar en un tribunal oral de La Plata, ya que al Tribunal Oral Federal 4, su anterior destino antes de la Cámara Federal, también había llegado por otro traslado, en este caso dispuesto durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Los jueces Bruglia y Bertuzzi habían llegado a la Cámara Federal desde el Tribunal Oral Federal 4, a través del mecanismo de traslado, en el año 2018.

En julio de 2020, el Consejo de la Magistratura confeccionó una lista con una treintena de traslados realizados durante el Gobierno de Cambiemos que consideró irregulares, por no cumplir lo establecido para este procedimiento por las acordadas 4 y 7 de la Corte Suprema, del año 2018.

Los magistrados Bruglia y Bertuzzi acudieron a la justicia en lo Contencioso Administrativo para que los confirmara en sus puestos, mientras que en paralelo intervino el Senado de la Nación, y luego el Poder Ejecutivo.

La Cámara Alta rechazó los traslados de estos magistrados, tras lo cual un decreto del Ejecutivo los dejó sin efecto.

La situación de los jueces la terminó resolviendo la Corte Suprema, que en el fallo de noviembre de 2020 dijo que los traslados eran provisorios, y que, si bien repuso a los jueces momentáneamente en sus cargos, aclaró que podrían cumplir sus funciones hasta que se designaran los nuevos puestos, lo que se tiene que concretar con el concurso que está en marcha. (Télam)