La presidenta de Aysa, Malena Galmarini, afirmó hoy que llevarle agua a la población "es dar dignidad", y criticó a la gestión de Cambiemos al asegurar que propiciaba la descarga de "los líquidos crudos" a los cursos hídricos, durante la inauguración de una planta depuradora en el partido bonaerense de Presidente Perón que encabezaron el presidente Alberto Fernández y el gobernador Axel Kicillof.

"Alberto (Fernández), gracias por invitarme a formar parte de tu equipo, gracias por invitarme a poner de pie a la Argentina, gracias por comprender que dar agua y cloacas a nuestras vecinas y vecinos de 26 municipios del conurbano bonaerense tan golpeado, era, es y será prioritario", le dijo Galmarini al jefe de Estado durante el acto.

La titular de Aysa señaló durante su discurso que a través de las redes sociales le habían dicho que iban a inaugurar una obra que ya existía, pero replicó que "una planta depuradora no son cuatro paredes porque, cuando se abre una canilla, se lleva dignidad".

"Cuando la ex gobernadora (de la provincia de Buenos Aires) María Eugenia Vidal le entregó esta planta al expresidente de Aysa por indicación del expresidente Mauricio Macri, se tiraban desde acá los líquidos crudos al curso de agua. Eso es contaminación. Ese líquido es la que después usamos para potabilizar y llevar a las casas, por lo tanto no solo había un pasivo ambiental sino también otro económico", sentenció la titular de Aysa.

Antes, Galmarini había asegurado que cuando comenzó su gestión al frente de Aysa "era una empresa súper endeudada", y recordó que "no había una sola obra en marcha pero sí 101 paradas hace mucho tiempo".

"Los trabajadores estaban abrumados porque no tenían trabajo, porque no solo no había obras sino porque lo que había para hacer se hacía con fuerzas de afuera de la empresa, con las conocidas consultoras", remarcó.

En ese marco, enumeró que hoy la empresa "tiene 886 obras en marcha, en distintas etapas, pero todas comenzadas con recursos del gobierno nacional" y le agradeció al Presidente el hecho de "haber mejorado el presupuesto asignado para obras".

"Fui a verte a Casa Rosada y te conté lo difícil que estaba mantener en pie la empresa y alcanzó un ratito de conversación para que a partir de ahí esos $10 mil millones que es el presupuesto que tenía Aysa asignado se convirtieron en $53 mil el año pasado y en $75 mil para este año sólo para hacer obras", reseñó Galmarini en un tramo de su discurso en el que se dirigió al jefe de Estado.

En otro orden, en su discurso, Galmarini la política desplegada tanto por el Gobierno nacional como por el provincial frente a la pandemia de coronavirus: "Hoy es un día muy difícil para toda Argentina. Sé Alberto que para vos en particular, porque los que hacemos política lo hacemos para mejorar la vida de nuestro pueblo y nos tocó uno de los tiempos más difíciles para gobernar. Pero si hay algo que no hacemos y es agarrar los problemas de sobrepique y tirarlos a la tribuna", subrayó. (Télam)