La titular de AYSA, Malena Galmarini, señaló hoy que quien esté a cargo del ministerio de Economía debe "conocer el país" y aseguró que Sergio Massa tiene la "sensibilidad y corazón" que le han dado sus experiencias frente al Anses y el municipio de Tigre para bajar "la enorme desigualdad" existente.

"La economía es una ciencia social y por lo tanto es importantísimo que quien esté a cargo de esa cartera conozca el país, que tenga sensibilidad y corazón, que esté pendiente de cuáles son las urgencias y las entienda", expresó Galmarini en diálogo con C5N.

Luego de la conferencia de prensa durante la cual el nuevo ministro de Economía, Desarrollo Social y Agricultura, Sergio Massa, anunció un paquete de medidas, su esposa Malena Galmarini afirmó: "Tiene 50 años de vecino del conurbano bonaerense, y tiene toda la experiencia de sus años en Anses y sus años como intendente en ejercicio".

En ese sentido, destacó que "no hay igualdad de oportunidades y posibilidades si no hay igualdad en los resultados", y detalló que debe "haber un resultado que baje la enorme desigualdad que estamos viviendo".

Respecto al discurso del flamante ministro, la titular de Aysa dijo que lo vio "muy bien, sólido, tranquilo, mostrando un equipo", desde el asiento donde estuvo acompañada por los hijos del matrimonio, Milagros y Tomás.

"Qué empezaremos a ver a partir de mañana es lo más importante. No es tan importante qué diga sino qué haga y, sobre todo, cuáles sean los resultados", añadió.

Respecto a la segmentación de tarifas del servicio de agua, Galmarini detalló que será "mucho más progresiva que las energéticas, por varios factores", y en ese sentido comenzarán "con el retiro de los subsidios de los sectores más altos, a quienes no les mueve el amperímetro si hacemos esa quita".

Además, señaló: "Nunca vamos a ahorrar agua si creemos que no vale, nunca vamos a tomar agua de la canilla porque hay una concienca social de que aquello que no vale no tiene calidad".

Y destacó: "El agua de AYSA es de calidad internacional, el año pasado logramos que nos aprobaran como alimento según el código alimentario internacional, que es muy difícil". (Télam)