La vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, rechazó la acusación de encubrimiento del atentado a la AMIA al afirmar que se trata de “un disparate institucional, judicial y político”.

Con fuertes críticas al gobierno de Mauricio Macri y a Comodoro Py, la expresidenta reclamó el cierre del expediente por parcialidad manifiesta, iniciado por el fiscal Alberto Nisman antes de morir.

Luego de la exposición de Cristina Kirchner, la vicegobernadora de la provincia de Buenos Aires, Verónica Magario, le demostró su apoyo. En sus redes sociales, la funcionaria manifestó: “Las y los argentinos estamos derribando la mentira. Hoy CFK nos demostró una vez más cómo hacerle frente con verdad y valentía”.