El gobierno de Axel Kicillof publicó este lunes en el Boletín Oficial la resolución N° 415-2021 estableciendo definitivamente “la actividad presencial en los establecimientos educativos de todos los distritos de la provincia de Buenos Aires” con protocolos, a partir del 1° de marzo.

La medida anuló otra de la Dirección General de Cultura y Educación, que estipulaba la actividad dentro de las instituciones solamente para pequeños equipos de auxiliares, docentes y directivos.

Esta nueva normativa determinada por la gestión bonaerense, está enmarcada en el decreto nacional que permite el regreso de las clases presenciales siempre y cuando la situación epidemiológica que transiten los distritos así lo permita.

Cabe remarcar que las secretarías de asuntos docentes, los consejos escolares, los tribunales descentralizados de clasificación y las jefaturas de inspección distrital y regional, serán los encargados de organizar la tan esperada y reclamada vuelta a clases, luego de un 2020 signado por la pandemia del coronavirus.

Por otra parte, la Provincia aclaró que continuarán “exceptuados de la obligación de asistencia presencial al lugar de trabajo” los docentes y auxiliares que integren los grupos de riesgo, ya sea por ser mayores de 65 años, y pacientes de riesgo por inmunosupresión o enfermedades crónicas.

Por último, la resolución advierte que en el caso de las escuelas donde se deban suspender las clases por razones epidemiológicas, se deberá asegurar la entrega de materiales impresos y de módulos alimentarios, así como la continuidad de las obras de infraestructura, las tareas de limpieza y de desinfección