Las Madres de Plaza de Mayo, filial Alto Valle de Río Negro y Neuquén, destacaron que los 30.000 desaparecidos "están en los y las militantes que salen a la calle por salud, educación y trabajo", al cumplirse hoy 44 años desde su constitución en plena dictadura cívico militar para reclamar por la aparición con vida de sus hijos.

A más de cuatro décadas de la primera ronda alrededor de la Pirámide de Mayo ubicada en el centro de la plaza frente a la Casa de Gobierno, Inés Ragni y Lolin Rigoni, integrantes de la filial regional de las Madres, recordaron hoy que a pesar de que "presintieron" la inminencia del golpe de estado del 24 de marzo de 1976, "nunca se imaginaron lo siniestro de esta dictadura y sus secuelas aún no reparadas".

En un comunicado, la Madres reflexionaron que a partir de la irrupción de la dictadura cívico militar "empezó otra vida" para ellas "con otros descubrimientos, búsqueda, soledad y hallazgos".

"Nacemos las Madres del pañuelo blanco, pequeña minoría que transformó lo personal en lucha social y política, con la sola herramienta del pañuelo, contra la indiferencia y el olvido", rememoraron.

Ragni y Rigoni indicaron que a pesar "del distanciamiento que mantienen con la central de Madres, pero con el apoyo de las familias, compañeras, compañeros, amigos y una comunidad del Comahue, parte del país y el mundo, que siempre nos ha respetado y apoyado, resistimos, no olvidamos, no nos reconciliamos".

Las Madres aseguran que "los 30.000 (detenidos-desaparecidos) están en las y los militantes que hoy salen a la calle por salud, educación y trabajo".

"La siembra da frutos", dicen y agregan que "en tiempos de pandemia les deseamos fortaleza y alegría".

(Télam)