La Legislatura porteña rindió homenaje hoy, durante la sesión ordinaria, a los cinco mártires palotinos asesinados por el terrorismo de Estado en lo que se denominó la Masacre de San Patricio, ocurrida el 4 de julio de 1976 en una iglesia del barrio de Belgrano.

La declaración de pesar fue impulsada por el presidente del bloque del Frente de Todos, Claudio Ferreño, y votada durante la sesión en conmemoración de los sacerdotes asesinados Alfredo Leaden, Alfredo Kelly y Pedro Duffau y los seminaristas Salvador Barbeito y Emilio Barletti, miembros de la orden de los Palotinos.

"Estos crímenes hoy continúan impunes dentro de los delitos de lesa humanidad que cometió la última dictadura cívico militar en su intento de pisotear y arrancarnos nuestra historia", manifestó Ferreño.

Por su parte, el legislador del FDT Santiago Roberto sostuvo que "pasaron 45 años de la Masacre de San Patricio, uno de los hechos más violentos que sufrió la comunidad religiosa durante la dictadura militar en nuestro país".

"Es lamentable que en los tiempos que corren el asesinato de los sacerdotes y seminaristas palotinos siga impune. Uno de ellos fue cura de mi padre, Luis María Roberto, secuestrado y asesinado por la dictadura militar, al igual que los sacerdotes palotinos fue un hombre comprometido con las causas nobles y los más humildes. Que estas atrocidades no vuelvan a pasar nunca más. Por más memoria, verdad y justicia", reclamó.

Los integrantes de la congregación católica de los Palotinos fueron asesinados el 4 de julio de 1976 por un grupo de tareas que los baleó en la casa parroquial que habitaban en el barrio de Belgrano.

(Télam)