Julio Aro, excombatiente de Malvinas, presidente de la Fundación "No Me Olvides" y uno de los impulsores del proceso de identificación de soldados argentinos enterrados en el cementerio de Darwin, consideró hoy que la nueva etapa del Plan Proyecto Humanitario "significa no dejar a nadie en el campo de batalla".

Un equipo internacional de seis expertos forenses -entre ellos dos argentinos-, coordinado por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), llegó la semana pasada a las islas Malvinas para iniciar ayer la segunda etapa de identificación de restos de excombatientes caídos en la guerra de 1982, que consistirá en la exhumación de los restos de varias personas, ubicados en una tumba denominada C.1.10.

El equipo de expertos también evaluará una zona llamada Caleta Trullo/Teal Inlet para investigar la posible existencia de una tumba con restos de soldados argentinos, según informó el CICR, a través de un comunicado.

"Esto significa mucho, significa lo que siempre decimos: de no dejar a nadie en el campo de batalla, significa ponerle nombre y apellido de los compañeros que no están, significa levantar las esperanzas de esas familias que aún hoy no han encontrado a su ser querido", declaró Aro a Télam Radio.

También destacó que para las tareas de identificación "contamos con el mejor equipo del mundo, sabemos que no solamente son profesionales de la hostia, sino que son seres humanos ejemplares" en referencia al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), quienes realizarán los procesamientos y cruzamientos de información entre los perfiles genéticos de las muestras y las aportadas por familiares.

"No buscamos culpables, sino que se haga de la mejor manera posible", aclaró Aro, y reflexionó que las tareas de identificación de soldados caídos que restan permitirán que "esas madres que aún están esperando, puedan tener la paz que tanto se merecen".

Los trabajos de campo que realizará el equipo de seis expertos se desarrollan cuatro años después del primer Plan Proyecto Humanitario en el cementerio de Darwin, relevamientos que permitieron identificar a 115 soldados argentinos gracias a las muestras de sangre aportadas por sus familiares.

(Télam)