El ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque, diferenció hoy el hecho de que mientras la campaña electoral del Frente de Todos (FdT) está enfocada en explicar cómo hará el Gobierno para resolver "cuestiones de fondo", como la "recuperación económica y el trabajo", Juntos por el Cambio (JxC) enfrenta "un gran dilema" porque "no puede hablar de futuro".

"La oposición tiene un gran dilema. No puede hablar del pasado porque tiene que hablar de su gestión y fue el primer Gobierno que culminó su mandato sin reelección desde la Reforma de 1994 y tampoco pueden hablar de futuro porque en función de esos recuerdos cercanos y con el agravante de que mudaron a la candidata (María Eugenia Vidal) les cuesta construir un discurso y terminan enredando el presente con operaciones de prensa", declaró el ministro.

En diálogo con FM La Patriada, Larroque planteó que, en cambio, para el FdT "es importante centrar el debate en las cuestiones de fondo y no enredarse en cuestiones secundarias".

"Hay un esfuerzo muy notorio por parte del Estado en materia económica, social y sanitaria y entiendo que ese esfuerzo va a ser respaldado por la sociedad en las urnas; hay que discutir los mejores mecanismos para ir consolidando las políticas sociales más estables de mediano plazo, que nos permitan salir de los mecanismos de planes sociales", reflexionó.

En ese sentido, expresó que "el Estado debe motorizar la recuperación económica para recuperar los puestos de trabajo" y planteó la necesidad de discutir qué tareas sociales va a reconocer el Estado en las que "el mercado está ausente".

Insistió con que "la política central en materia social es la recuperación del empleo" y afirmó que la mirada está puesta en que "el Estado debe tener una fuerte presencia".

En otro orden y consultado por la reaparición del expresidente Mauricio Macri y su participación en la campaña de JxC, Larroque evaluó que su presencia "puede tener que ver con reafirmar un voto duro" y analizó: "La personalidad de Macri es muy especial y compleja. Lo padeció la Argentina cuando a él lo tocó gobernar, con sus idas y venidas. Su orgullo y su ego han sido catastróficos para la vida de nuestro país".

Remarcó que ahora en la provincia de Buenos Aires, "a diferencia de lo que ocurrió en los cuatro años previos al 2019, hay una notoria presencia del Estado, tanto nacional y provincial, mancomunadamente con los municipios y organizaciones comunitarias". (Télam)