El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, aseguró hoy que la política exterior del Gobierno nacional tiene que tener "coherencia" y afirmó que el discurso que pronunció ayer el presidente Alberto Fernández ante la Cumbre de las Américas le generó una "enorme contradicción".

En una conferencia de prensa que ofreció tras recorrer esta mañana la sede de la Universidad de la Ciudad de Buenos Aires, en el barrio porteño de Monserrat, Rodríguez Larreta indicó que el discurso de Alberto Fernández en la cumbre que se realiza en la ciudad de Los Ángeles le generó "mucha preocupación" al sostener que "en la política internacional la coherencia es un valor innegociable".

"Escuchar al Presidente de la Argentina que de alguna manera justifica o defiende a países donde se violan los derechos humanos, donde se gobierna con dictaduras a mi me genera una enorme contradicción", dijo el alcalde porteño, acompañado por la ministra de Educación local, Soledad Acuña, y el jefe de Gabinete, Felipe Miguel.

En ese marco, Larreta agregó que la política exterior debiera formar parte "de las decisiones que trascienden los Gobiernos, de la inserción de Argentina en el mundo, y tenemos que trabajarla con una visión a largo plazo".

Ayer, al exponer en la cumbre que se desarrolla en Los Ángeles, el presidente argentino pidió la renuncia del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro, al sostener que "la OEA, si quiere ser respetada y volver a ser la plataforma política regional para la cual fue creada, debe ser reestructurada removiendo de inmediato a quienes la conducen".

En su discurso, Fernández le pidió al presidente estadounidense Joseph Biden, una reformulación de la política de su país hacia América Latina y el Caribe, y le reprochó la ausencia en la cumbre de países como Cuba, Venezuela y Nicaragua, que fueron excluidos por su administración

"El silencio de los ausentes nos interpela. Para que esto no vuelva a suceder, quisiera dejar sentado para el futuro que el hecho de ser país anfitrión de la Cumbre no otorga la capacidad de imponer un derecho de admisión sobre los países miembros del continente", planteó ante la atenta mirada de Biden y de su vicepresidenta, Kamala Harris.

Además, lamentó que en el gobierno republicano se hayan "desbaratado las acciones de acercamiento a Cuba, en las que el Papa Francisco medió, que habían significado avances logrados por la administración de Barack Obama, mientras usted era vicepresidente", resaltó en otro párrafo dirigido a Biden.

Sobre Cuba planteó que la isla "soporta un bloqueo de más de seis décadas, impuesto en los años de la Guerra Fría" y reprochó que Venezuela "tolere otro (bloqueo) mientras que una pandemia que asola la humanidad arrastra consigo millones de vidas". (Télam)