La legisladora porteña del Frente de Todos (FdT) Lucía Cámpora afirmó que, a diferencia del Gobierno nacional, la gestión porteña "no propone medidas sanitarias" para mitigar la propagación de la segunda ola de coronavirus ni implementa asistencia económica para "acompañar a su población" en la pandemia, y se opone a la suspensión temporaria de las mientras "tiene el presupuesto más bajo para educación en toda la historia de la Ciudad".

En diálogo con Télam, la diputada también consideró que "las manifestaciones y los actos del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, indican que está más preocupado por hacer campaña electoral o por sacar algún tipo de ventaja política de esta situación, que es muy dura para todes, que por cuidar la salud de los porteños y porteñas".

- Télam: En los últimos días hubo marcadas diferencias entre el Gobierno nacional y el de la Ciudad por la suspensión de clases presenciales en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y otras restricciones a la circulación. ¿Cuál es su opinión sobre el manejo, por parte del Ejecutivo porteño, de este momento epidemiológico?

- Lucía Cámpora: La Ciudad de Buenos Aires es uno de los distritos más complicados en términos epidemiológicos y es un todo con el AMBA. Por eso, es importante que el jefe de Gobierno coordine este tipo de medidas. Sin embargo, parece desconocer la realidad epidemiológica. Hay que tomar medidas concretas y el Presidente de la Nación fue muy claro y responsable al anunciarlas. Aunque pueden ser antipáticas, están motivadas en cuidar la salud de la población. Uno esperaría que el Gobierno de la Ciudad haga lo propio, pero, estando en un distrito con un sistema de salud que, en su sector privado, donde se atienden el 80% de los porteños y porteñas, está por arriba del 95% de su capacidad ocupada, no hace referencia esta situación ni propone medidas en este sentido.

-T: De acuerdo con la información con la que usted cuenta, ¿cuál es la situación del sector público de salud en la Ciudad?

-LC: El sector público, por lo que informa el propio Gobierno de la Ciudad, está alrededor del 53% de ocupación, pero sabemos que son sistemas que se articulan, por lo que, en promedio, estamos en una situación complicada.

Con los números actuales de contagio y a este ritmo, en 15 días el sistema público va a estar también saturado. Por eso es que el Presidente propone para el AMBA una restricción drástica por 15 días. Y lo que propone Larreta es que siga todo como está, es decir que siga aumentando la curva de contagios.

-T: ¿Cuál es su posición respecto a los reclamos que los trabajadores de la salud de la Ciudad vienen realizando desde mediados del año pasado, tanto por mejoras salariales como por el reconocimiento de las enfermeras y enfermeros como profesionales?.

-LC: En 2020, que fue mi primer año como legisladora, pude ver cómo la Policía de la Ciudad reprimió a enfermeros y enfermeras en la puerta de la Legislatura porque estaban pidiendo que se los reconozca como profesionales. El Gobierno no los reconoce y eso impacta directamente en su sueldo. Como decimos los peronistas: mejor que decir es hacer. Aunque Larreta, en una conferencia de prensa salude y abrace a los trabajadores de la salud, lo que debería hacer es reconocerlos, y no solo de palabra.

-T: ¿Qué opina sobre el rechazo del jefe de Gobierno a suspender por dos semanas las clases presenciales?

-LC: Larreta repite, como una especie de guión estudiado, que la educación es esencial. Sin embargo, hoy, el Gobierno porteño tiene el presupuesto más bajo para educación en toda la historia de la Ciudad. En estos meses no garantizó ni siquiera los insumos básicos para que las escuelas cumplieran con el protocolo. Además, recortó en 370 millones de pesos el Plan Sarmiento, que garantiza computadoras para los chicos y las chicas en edad escolar, e hizo un recorte del 70% en infraestructura escolar. En torno a la discusión sobre la presencialidad, vamos a estar de acuerdo en que, quizás, el aula en sí misma no es un foco de extrema peligrosidad, pero sí lo es la escuela si no se cumplen los protocolos.

-T: Alberto Fernández dijo este viernes que tenía críticas hacia la campaña de vacunación en la Ciudad pero prefirió no profundizar en el tema. ¿Cuál es su opinión al respecto?

-LC: Primero, el Gobierno de la Ciudad no quiso habilitar la preinscripción, ni abrir un registro, ni hacer ningún tipo de publicidad sobre la campaña de vacunación, cuando destina 6,6 millones de pesos diarios a publicidad. Eso trajo aparejada la aglomeración de adultos mayores en los vacunatorios del Luna Park, La Rural y Boedo. Esto da cuenta de que la campaña de vacunación en la Ciudad estuvo mal planificada. Sin ir más lejos, en este contexto pandemia, se animaron a clausurar un hospital de PAMI. Ahora, el Gobierno de la Ciudad va a contar con el refuerzo de PAMI en la vacunación en CABA, lo cual aliviará la situación, como podría haberlo hecho desde el primer momento, si Larreta hubiese aceptado la propuesta por parte de la obra social de los jubilados y pensionados. Pero, en lugar de eso, solo acordó con algunos hospitales privados y prepagas. La colaboración del PAMI también significa un incremento en las vacunas que recibe la Ciudad, que es el distrito que más vacunas recibe en relación a su población.

-T: ¿Considera que el Gobierno porteño tomó las medidas económicas necesarias para acompañar a los sectores más perjudicados con las restricciones?

- LC: En este punto también quiero resaltar, además de la falta de medidas sanitarias, la falta de medidas económicas por parte del Gobierno de la Ciudad para acompañar a los porteños y porteñas en este contexto, que es muy duro.

El año pasado, el Gobierno nacional, entre el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), el ATP (Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción) y créditos a tasa cero para comerciantes, invirtió en la Ciudad 30.000 millones de pesos, esto es 50 veces más que lo que invirtió el Gobierno de la Ciudad en su propia población.

El Gobierno de la Ciudad es el más rico de la Argentina, tiene el presupuesto más alto entre las jurisdicciones del país y no pudo dictar una sola medida local. No hubo un incremento del programa Ciudadanía porteña ni de los subsidios habitacionales. El Gobierno de la Ciudad tiene que tener medidas económicas de acompañamiento a los porteños y porteñas y sabemos que tiene los recursos para hacerlo. Mientras, desde Gobierno nacional se anunció de nuevo una ayuda económica, un bono de 15.000 pesos para beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) que calculamos que en la Ciudad de Buenos Aires va a beneficiar a más de 30.000 familias. (Télam)