El gobierno provincial de Mendoza puso en marcha el sistema de inversión pública (SIP), que ordena a las distintas reparticiones de la administración a presentar los proyectos de inversión de cada área detallados con evaluación de impacto social y económico.

Se trata de crear un banco de proyectos, para “luego crear un sistema de manera integral, que nos permitirá controlar que cada proyecto haya sido evaluado de manera correcta, respetando metodologías y estándares internacionales de evaluación, a la vez de controlar su ejecución”, explicó el funcionario.

Con la implementación de la nueva modalidad de gestión, las reparticiones del Ejecutivo provincial deberán presentar los proyectos de inversión detallados, con evaluación de impacto social y económico.

Según Nieri, “un sistema de inversión pública (SIP) sirve para que los recursos de la población sean asignados de la mejor manera posible, colocándolos donde más se los necesite y más valor den a la sociedad en su conjunto.

A través del decreto 609, publicado en el Boletín Oficial de la provincia, con la firma del gobernador Rodolfo Suárez (Frente Cambia Mendoza) y todos sus ministros, entró en vigencia esta iniciativa, que sigue los lineamientos de la Ley de Administración Financiera Provincial (Ley 8706).

El decreto determinó que los organismos, organizaciones o entes del sector público provincial que tengan proyectos de obras que quieran incluir en el Plan Provincial de Inversión Pública (PPIP) deberán ser presentados ante la Dirección General de Inversión Pública (DGIP).

También se estableció que la presentación en ese organismo -la DGIP- será condición necesaria para que esos proyectos sean incorporados al presupuesto provincial 2022, cuya propuesta se envía en septiembre a la Legislatura. (Télam)