La Universidad Nacional de Rosario (UNR) restituyó hoy los legajos universitarios de estudiantes, docentes, graduadas y graduados de la Facultad de Filosofía y Letras de esa institución, desaparecidos durante la última dictadura militar.

Se trata de 78 víctimas del terrorismo de Estado, 44 mujeres y 34 varones pertenecientes a las carreras de Antropología, Filosofía, Bellas Artes, Historia, Letras y Psicología de Rosario.

"La reconstrucción histórica de legajos se realizó a través del Programa de Preservación documental La Facultad de Humanidades y Artes: historia, memoria y política, a cargo de Cristina Viano y Laura Luciani", indicaron fuentes oficiales.

"Se realizó un rastreo y resguardo de legajos, fotos y demás huellas que permitieron reconocer la trayectoria de personas desaparecidas y asesinadas por la última dictadura, pertenecientes a las carreras de la entonces denominada "Facultad de Filosofía y Letras", agregaron.

La directora del proyecto, Cristina Viano, contó que "en este proceso dimos con un sótano, lleno de cajas y bolsas de consorcio con legajos y libretas que daban cuenta de parte de nuestra historia institucional, política e intelectual".

Para Viano, la búsqueda y recuperación de esta documentación "no se trata de la presentación de una evidencia ya tristemente confirmada, se trata de exponer la voluntad institucional de reconstruir y de reencontrarnos con esas memorias, de docentes, estudiantes, graduadas y graduados, que trataron de cambiar el orden establecido por un orden más justo".

La ceremonia de entrega de la documentación a familiares, compañeras y compañeros y amigas y amigos de las victimas del terrorismo de Estado se realizó esta mañana en el marco de las actividades de la UNR, por el "Día de la Memoria, la verdad y la justicia".

El rector de la UNR, Franco Bartolacci señaló que "los actos institucionales son tan potentes que sirven para transmitir el sentimiento, el compromiso pasado y presente y la convicción de una institución como la Universidad Nacional de Rosario con la tarea consecuente de mantener viva la memoria y de luchar por la verdad y justicia, y es un acto de reparación frente a la infamia y la brutalidad".

Bartolacci transmitió en nombre de toda la Universidad, el compromiso "por nuestros 30 mil compañeros, presentes hoy y siempre, por las consecuencias dramáticas, no sólo de los crímenes, sino en materia social, económica, cultural, un proceso que necesitamos hacer evidente para no volver a vivirlo nunca más, para que el genocidio no se repita nunca más". (Télam)