La Secretaría de Culto, que encabeza Guillermo Oliveri, expresó hoy su repudio por la profanación del sagrario y el vandalismo ocurrido ayer en la catedral San Marón, ubicada en pleno microcentro porteño.

"La secretaría de Culto expresa su repudio a la profanación del Sagrario y vandalismo en la catedral San Marón; y expresa su solidaridad con la comunidad maronita y su obispo, monseñor Habib Charmieh", indicó la secretaría en su cuenta de Twitter.

Asimismo, la secretaría que conduce Oliveri abogó por "el respeto a la libertad religiosa y la convivencia pacífica".

Ayer por la madrugada delincuentes ingresaron a la Iglesia ubicada en las calles Paraguay y Esmeralda, en el barrio porteño de Retiro.

Según trascendió, se profanó el sagrario y fueron sustraídos elementos religiosos de la catedral.

También la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) repudió el hecho y expresó su "más profunda solidaridad con la comunidad Maronita y con su Obispo Monseñor Habib Chamieh".

"Nos unimos en oración pidiendo la reparación de un sentido daño a la comunidad y en comunión imploramos la misericordia de Dios ante el momento de dolor que viven estos queridos hermanos nuestros", dice un comunicado firmado por monseñor Carlos Malfa, secretario general de la CEA.

La Iglesia Católica Maronita pertenece a la comunidad de maronitas libaneses, quienes se instalaron en la Argentina a principios del siglo XX. (Télam)