La jueza federal María Eugenia Capuchetti se excusó hoy de intervenir en la causa en la que se investigan supuestas maniobras de espionaje ilegal ocurridas durante el gobierno de Mauricio Macri porque, según explicó, ella misma aparece como víctima en un expediente de características similares y su testimonio podría ser requerido.

La magistrada tomó esa decisión luego de que ayer la Cámara Federal de Casación penal ordenara que el expediente pasara de los tribunales federales de Lomas de Zamora a los de Comodoro Py, en el barrio porteño de Retiro.

"En el marco de la causa 14.149/2.020 se investigan similares maniobras de inteligencia ilegal de las cuales resulté damnificada, realizadas por personal de la Agencia Federal de Inteligencia en el período temporal comprendido a las consultas migratorias que se hicieron sobre mi persona".

"Entiendo que en autos se impone la necesidad de excusarme para entender en los mismos, toda vez que pudiendo resultar damnificada por hechos similares a los de esta pesquisa, se vislumbra la posibilidad de que mi imparcialidad y por lo tanto el ejercicio normal de la justicia se vean afectadas", sostuvo la magistrada en la resolución a la que accedió Télam.

"En el marco de la causa 14.149/2.020 se investigan similares maniobras de inteligencia ilegal de las cuales resulté damnificada, realizadas por personal de la Agencia Federal de Inteligencia en el período temporal comprendido a las consultas migratorias que se hicieron sobre mi persona", detalló la jueza.

Capuchetti señaló que tras tomar contacto con el expediente pudo conocer que "en torno a alguna de las personas que resultaron víctimas en esta causa se habrían realizado maniobras como las descriptas" en el expediente que la tiene como víctima y citó "el caso del ministro Jorge Ferraresi, sobre el cual los espías intercambian información "que habrían obtenido de la compulsa de la base de datos de la Dirección Nacional de Migraciones".

Los expedientes de los cuales se desprendería Capuchetti si se le acepta la excusación son dos: el que investiga el supuesto espionaje ilegal sobre el Instituto Patria y aquel en el que se analizan maniobras del mismo tipo en contra de dirigentes de toda índole como la vicepreisdenta Cristina Fernández de Kirchner, el sindicalista Hugo Moyano y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Por estas dos causas que se encuentran acumuladas hay casi 40 procesados entre los que se encuentran los exjefes de la AFI macrista, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, y espías que se comunicaban a través de distintos grupos de Whatsapp entre los cuales estaba el célebre grupo Súper Mario Bros, del que salió gran parte del material probatorio.

En este caso también se investigan las maniobras de espionaje que tuvieron como víctimas a exfuncionarios kirchneristas y empresarios presos en el penal de Ezeiza durante el gobierno de Macri, hecho por el cual fue procesado, entre otros, el extitular del Servicio Penitenciario Federal, Emiliano Blanco. (Télam)