La investigación a la madre y hermana de Alberto Nisman por presunto lavado de activos a raíz de la cuenta abierta a su nombre y no declarada en un banco de Estados Unidos, que tuvo como apoderado al fallecido fiscal se abrió en marzo de 2015 en la justicia federal porteña.

Desde entonces la pesquisa pasó por tres jueces de los tribunales federales de Retiro con sede en Comodoro Py 2002: Rodolfo Canicoba Corral, Claudio Bonadio y Marcelo Martínez De Giorgi.

La denuncia se concretó desde la Procelac y la Unidad de Información Financiera al conocerse la declaración como testigo de la exesposa de Nisman, Sandra Arroyo Salgado, quien aportó información sobre esa cuenta abierta en el banco Merrill Lynch de Nueva York con depósitos de más de 600.000 dólares, en base a dichos de la hermana del fiscal, Sandra Nisman.

El 27 de marzo de 2015 quedó sorteado como juez del caso el ya jubilado Rodolfo Canicoba Corral y a instancias del entonces fiscal federal Juan Zoni se impulsó la investigación y se imputó a quienes aparecían como titulares, Sara Garfunkel -madre de Nisman- y Sandra Nisman, además del técnico informático Diego Lagomarsino.

Nisman fue encontrado muerto de un disparo en la cabeza el 18 de enero de 2015, en un hecho que es parte de otra causa judicial que investiga como un homicidio lo ocurrido al ex investigador del atentado a la AMIA.

El 10 de abril de 2015 Canicoba envió un exhorto a Estados Unidos en busca de información sobre la cuenta.

Posteriormente el 5 de junio pidió informes a Uruguay por la existencia de propiedades a nombre de la madre de Nisman, que según la imputación pertenecían en realidad al fiscal.

El 28 de agosto de 2015 Canicoba Corral accedió a un pedido del fiscal Zoni y citó a declaración indagatoria por presunto lavado de activos a las familiares de Nisman, a Lagomarsino y a otro imputado el empresario Claudio Picón.

Además embargó sus bienes por 80 millones de pesos.

Las indagatorias fueron pospuestas porque el juez fue recusado y el 4 de noviembre de 2015 la Cámara Federal apartó a Canicoba Corral de la causa por supuesta pérdida de imparcialidad.

El 5 de noviembre de 2015 el fallecido juez federal Claudio Bonadio quedó a cargo de la pesquisa por sorteo.

La causa quedó desde entonces paralizada y a la espera de que la Corte Suprema de Justicia resuelva recursos de queja de las defensas, algo que hasta ahora no ocurrió.

Pero el 13 de noviembre último, la Cámara Federal ordenó al nuevo juez Marcelo Martínez De Giorgi, avanzar en la investigación con medidas de prueba. (Télam)