Luego de una serie de ausencias en la tradicional ronda de los jueves por problemas de salud, la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, tuvo su última aparición pública hace diez días, cuando destacó la importancia de ese espacio en su vida personal, criticó al mandatario Alberto Fernández y respaldó a la vicepresidenta, Cristina Kirchner. "Los médicos me dejaron venir porque saben que también es parte de mi salud, necesito la Plaza para cuidarme, los necesito a ustedes para mejorarme", fueron las primeras palabras de la platense el pasado 10 de noviembre, es decir diez días antes de fallecer a los 93 años. Acto seguido, había agradecido la presencia de "los compañeros y compañeras". "Me acompañaron y me cuidaron un montón de días", había agregado. Ese jueves, Bonafini había destacado la figura de la titular del Senado y había preguntado a la militancia presente: "Nosotros le pedimos todo, ¿Somos capaz de darle todo?". "Los compañeros que tomaron esta plaza hace tantos años daban la vida por (Juan Domingo) Perón. Ahora no sé si todos están seguros o se cagan de miedo. El miedo es la peor cárcel", había lanzado la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo. Y había continuado: "Tenemos que ser capaces de dar tanto porque ellos saben que es la única que puede ganar, por eso no quieren dejarla libre, ni dejarla sin condenar. No la quieren víctima, la quieren condenada para que no se presente y están haciendo lo imposible". En ese sentido, había arremetido contra la Justicia al afirmar que "es una tragedia tener tanta basura como Poder Judicial, son una lata de mierda". Como cierre de su discurso, Bonafini había criticado al jefe de Estado, que en ese momento se encontraba di gira por Francia. "Es el Presidente que más ha viajado. No sabemos para qué, pero viaja

No sabemos qué hace, pero viaja. No sabemos cuánto gasta, pero viaja mientras hoy está llena las calles que hombres y mujeres que piden la bolsa de comida que este mes no la han entregado", había señalado. Ese día, antes de ir a la Plaza de Mayo, la referente de los derechos humanos había participado del festejo de cumpleaños de dos de sus compañeras en la Asociación, Visitación de Loyola y Carmen Arias. PT/AMR NA