La Iglesia católica afirmó hoy que los trabajadores de la sanidad "han sido verdaderamente los buenos samaritanos" y una "caricia de Dios para nuestro pueblo herido por la pandemia" de coronavirus y exhortó a "valorar y cuidar a los que cuidan".

Lo hizo a través del obispo de Quilmes y presidente de Caritas Argentina, monseñor Carlos José Tissera, quien envió un mensaje al personal de salud por el Día de la Sanidad en la actual era marcada por el coronavirus.

"En el torbellino de la pandemia con sus efectos devastadores e inesperados, todas las personas pertenecientes al servicio sanitario han sido verdaderamente los buenos samaritanos para nuestro pueblo", afirmó el prelado.

"Todos, en alguna medida, hemos tenido pruebas de la entrega a su vocación de servicio durante todo el tiempo de la pandemia, ahora aliviados por la vacunación masiva", abundó. Y añadió que "son innumerables los gestos de verdadera humanidad que inundaron los lugares de asistencia sanitaria. Son acciones que no tienen precio y merecen ser reconocidos por la sociedad".

"La cara más visible del cuidado del enfermo es el personal médico y de enfermería, pero junto a ellos hay muchísimas personas que hacen posible esa atención y dedicación a los millones de personas necesitados de asistencia", destacó monseñor Tissera, en su mensaje difundido por la Agencia Informativa Católica Argentina (AICA).

Y sostuvo que "en este día los saludamos y agradecemos por su noble vocación de servicio, a veces trabajando en condiciones muy precarias. El amor al prójimo los sostuvo en los momentos críticos, trabajando con poco descanso, alejados de sus familias, y también apoyados por ella".

Monseñor Tissera extendió el agradecimiento "a todas las personas voluntarias que han acompañado a los enfermos y a sus familiares en este tiempo de tanto sufrimiento. Siempre nuestro pueblo suscita esas mujeres y esos hombres que olvidándose de sí mismos, salen al encuentro del dolor ajeno para auxiliarlos y aliviarlos en sus padecimientos".

En otro segmento de su alocución pidió "que Dios bendiga a todas las personas que integran el servicio de la sanidad y Él les retribuya tanto bien realizado. Verdaderamente han sido una caricia de Dios para nuestro pueblo herido por la pandemia".

Y completó: "Pedimos a Dios que toda nuestra sociedad, sacudida hasta las raíces por este gran flagelo, crezca en humanidad y vocación de servicio, y sepamos valorar y cuidar a los que cuidan". (Télam)