La fiscalía pidió hoy al Tribunal que juzga al detenido Lázaro Báez, sus cuatro hijos y otros procesados por lavado de dinero el rechazo de todos los planteos de nulidad hechos por las defensas en los alegatos finales y negó que la pesquisa haya sido "una excursión de pesca".

"Lejos de ser una excursión de pesca, la investigación tiene que ver con los avatares de una causa judicial compleja, como es el caso", sostuvo el fiscal Abel Córdoba en la etapa del debate destinada a responder los argumentos de las defensas en los alegatos finales, que ya concluyeron.

En una audiencia del juicio ante el Tribunal Oral Federa 4, el fiscal pidió rechazar los argumentos de los alegatos de las defensas porque "no tuvieron ningún fundamento extra, mucho menos sólido" para cuestionar la causa judicial.

Báez tiene un pedido de 12 años de prisión por parte de la fiscalía en el juicio que entró en la etapa de las "réplicas y dúplicas" a los alegatos, luego de lo cual seguirán las últimas palabras y por último el veredicto, estimado para el primer trimestre de 2021.

El Tribunal concedió una hora a la defensa del arrepentido del caso, Leonardo Fariña, para responder las acusaciones en su contra hechas en el alegato final por el abogado de Lázaro Báez, Juan Martín Villanueva.

Posteriormente, la defensa de Báez y otros procesados tendrán ocasión de responder a la de Fariña, quien en su rol de imputado colaborador no sólo se defendió en el juicio sino que también acusó a sus consortes de causa por diferentes delitos, explicaron fuentes judiciales.

El fiscal Córdoba, por su parte, pidió a los jueces "el rechazo de todos los planteos de nulidad que sólo traslucen una disconformidad ante elementos probatorios válidos que están en el debate".

Además, rechazó que los dichos de Fariña y otro de los acusados, Federico Elaskar, en programas televisivos "hayan estado guionados".

Las defensas "no acreditan en qué consistió ese guion, ni de qué modo pueden sustentar esa hipótesis de direccionamiento bajo coacción, sin aportar ningún elemento", concluyó.

Báez, sus cuatro hijos Martín, Leandro, Luciana y Melina, su exabogado Jorge Chueco, su excontador Daniel Pérez Gadín, Fariña y Elaskar, entre otros, son juzgados por maniobras de lavado de dinero que la fiscalía calculó en 55 millones de dólares a través de la empresa "Austral Construcciones" y otros vinculadas a la obra pública en Santa Cruz entre 2003 y 2015.

Lázaro Báez cumple actualmente prisión domiciliaria.

(Télam)