El embajador armenio Hovhannes Virabyan y el presidente de las Instituciones Armenias de la República Argentina (IARA), Nechan Ichkhanian, encabezaron hoy un acto en la ciudad de Buenos Aires en conmemoración del 31º aniversario de la independencia de ese país de la región del Cáucaso.

"El 21 de septiembre de 1991, el pueblo de Armenia votó abrumadoramente a favor de separarse de la Unión Soviética y reconstruir su Estado independiente. El más importante de los sueños más sagrados del pueblo armenio se hizo realidad", dijo Virabyan durante el acto realizado en el Parque Thays, en el barrio porteño de Recoleta.

En este marco, el embajador subrayó que pese a estar "física y geográficamente lejos", Argentina está "muy cerca de los valores, principios y perspectivas" de Armenia.

"Nuestro respeto por los derechos humanos, las libertades fundamentales, el funcionamiento de las instituciones y la democracia, nos unen y nutren mutuamente", destacó Virabyan, y catalogó a Argentina como el lugar de la comunidad armenia de habla hispana "más importante del mundo".

En declaraciones a Télam, el embajador remarcó que con el Gobierno argentino existe un "muy buen plano de cooperación a nivel bilateral y multilateral".

"Con el Gobierno actual venimos colaborando muy bien en diferentes marcos, en materia cultura y política. Hay un entendimiento casi total", detalló Virabyan, y agregó que se siente "muy contento" por el "nivel de cooperación" y por la "amistad" con Argentina.

En ese sentido, sugirió que "siempre tenemos que hacer más. Tenemos que añadir más relaciones comerciales y económicas".

Cerca de las 14 comenzó el evento que contó con las alocuciones de los representantes armenios, el descubrimiento de una placa conmemorativa y la plantación de 61 árboles en medio del Parque Thays, junto a una escultura del artista colombiano Fernando Botero.

"Una alegoría simple y austera pero que conlleva por sí un gran simbolismo. Nada mejor para ejemplificar la fe, la vida y la esperanza en el futuro que la figura de los árboles", resaltó a su turno el presidente de IARA, Ichkhanian, sobre los árboles que representan los 31 años de la independencia armenia sumados a los 30 años del inicio de las relaciones bilaterales entre Armenia y Argentina.

En esa línea, el referente armenio remarcó que "confía" en que los "lazos de unión" entre ambos países se "continúen fortaleciendo".

Además, Ichkhanian hizo referencia al conflicto armado de Armenia con Azerbaiyán en la región de Nagorno Karabaj, donde hace una semana se reavivaron enfrentamientos que dejaron un saldo de "207 muertos, entre ellos tres civiles" del lado armenio, según el Consejo de Seguridad de ese país, y 79 militares azeríes muertos, según Azerbaiyán.

"En una jornada que debiera ser de festejo, paz y armonía, una sombra pretende oscurecer esta fiesta. Azerbaiyán realizó un ataque artero en una demostración de codicia, prepotencia ignorancia y salvajismo", resaltó el presidente de IARA.

Por su lado, el arzobispo Kissag Mouradian, de la Iglesia Apostólica Armenia expresó: "Queremos que cada hoja de estos árboles mueva el espíritu de nuestros soldados mártires. Nunca más hagamos guerra, busquemos la paz".

El evento contó con la presencia de docentes y alumnos de colegios armenios como el Instituto Educativo San Gregorio y el Colegio Mekhitarista, quienes portaron banderas argentinas y armenias.

Asimismo, también se hicieron presentes el ministro de Gobierno porteño, Jorge Macri; el diputado de Juntos por el Cambio (JxC) Waldo Wolff y el presidente honorario del Museo del Holocausto, Claudio Avruj. (Télam)