A pesar de no poder decretar que las empresas privadas permitan el home office, el Gobierno lo recomienda y lo alienta. La  secretaria de Empleo Público, Ana Castellani, remarcó hoy que la decisión administrativa de la Jefatura de Gabinete que amplía las licencias a trabajadores estatales en el marco de las medidas por el coronavirus tiene el objetivo de “todos a casa, excepto aquellos que están afectados a la prestación de servicios esenciales”.

"Por un lado están las licencias por formar grupo de riesgo, como embarazadas o personas con enfermedades cardíacas, renales, entre otras; por otro lado, está la licencia de padres en edad escolar que ya se había establecido el sábado; y luego existe una tercera situación más general y es 'todo el mundo a casa' si es posible trabajar desde allí", precisó la funcionaria.

Castellani aclaró que de esta modalidad de trabajo remoto queda exceptuado el grupo de empleados estatales que cumple tareas esenciales, como "todo el sistema de salud, las fuerzas armadas y de seguridad, y luego hay áreas específicas en las cuales cada ministerio define si son o no esenciales".

"Se hacen estas medidas para evitar la circulación de las personas, no es para salir al shopping, salir a comer. Esto es para aumentar el cuidado de la población, y el único cuidado es el aislamiento y el distanciamiento social", aclaró.

Al ser consultada respecto de cómo se aplicará esta modalidad de trabajo remoto para trabajadores estatales provinciales o municipales, Castellani señaló que "cada distrito irá dictando la normativa, pero las provincias y municipios suelen seguir los lineamientos que se sugieren desde Nación".

Asimismo, estimó que el trabajo de los estatales desde el domicilio "seguramente dure más de 14 días", al señalar que "la misma norma prevé la posibilidad de prorrogar" la licencia. (Télam)