La conducción de la CGT repudió hoy las declaraciones formuladas anoche en un programa televisivo por la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, quien aseguró que la Argentina podría haberle entregado las Islas Malvinas a la farmacéutica estadounidense Pfizer a cambio de vacunas para enfrentar la grave pandemia de coronavirus.

En una entrevista con La Nación+, la exministra de Seguridad de Cambiemos sostuvo que la empresa Pfizer "no pidió cambios a la ley sino solo un seguro de caución, como lo hace con todos los países del mundo, lo que es razonable", y remató que la farmacéutica "no pidió a cambio los hielos continentales, pero podríamos haberle dado las Malvinas".

Los cotitulares de la central obrera, Héctor Daer y Carlos Acuña, y el secretario de Prensa, Jorge Sola, repudiaron hoy de forma enérgica en un comunicado esas declaraciones de Bullrich, que formuló en el programa televisivo que conduce Jonatan Viale, en La Nación+.

"La CGT repudia las declaraciones de la presidente del PRO en relación con la posibilidad de ceder la soberanía sobre las Islas Malvinas. Es muy preocupante que una de las fuerzas políticas argentinas sugiera canjear territorio a cambio de vacunas", afirmó.

Los dirigentes cegetistas añadieron que "esos dichos ofenden la memoria de los 649 héroes que ofrendaron su vida en el archipiélago austral, y lastiman el sentir del pueblo".

La central obrera aseguró que se opondrá "con firmeza a cualquier espacio político que, aunque se precie de democrático, tenga entre sus objetivos abandonar el legítimo e imprescriptible reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes", concluyeron los sindicalistas.

Por otra parte, el secretario general de la Confederación Argentina de Trabajadores Municipales (CTM), Rubén García, calificó hoy a la presidente del PRO como "traidora a la Patria" por sus afirmaciones sobre las Islas Malvinas.

"Esas declaraciones no fueron inocentes, e implican la calificación de 'traidora a la Patria'", afirmó García, quien conduce a unos 600 mil empleados y obreros comunales nacionales. (Télam)