El Senado de la Nación adhirió hoy a las medidas restrictivas anunciadas por el Poder Ejecutivo Nacional este domingo con el objetivo de aminorar la expansión de la segunda ola de contagios por coronavirus, que se extenderán, en principio, hasta este miércoles el 31 de marzo.

A través de una Resolución Administrativa firmada por la titular del área, María Luz Alonso, la Cámara alta adherirá "a lo dispuesto por la Decisión Administrativa 280/2021 de la Jefatura de Ministros en cuanto a la estricta y prioritaria prestación de servicios mediante la modalidad de trabajo" para los trabajadores del Senado de la Nación.

Asimismo, se ratifica la continuidad de la modalidad de trabajo remoto para aquellas tareas que, por su naturaleza, puedan ser realizadas de forma domiciliaria.

La resolución firmada por Alonso excluye al personal requerido en áreas esenciales o de prestación de servicios indispensables a fin de garantizar el normal funcionamiento de las comisiones y el trabajo parlamentario y administrativo del Senado.

De hecho, mañana la Cámara alta comienza a debatir el proyecto de Ley que reforma el Impuesto a las Ganancias y el miércoles se volverán a reunir los legisladores para dictaminar el proyecto sobre Monotributo.

En principio, tal como lo resolvió el Poder Ejecutivo, la suspensión de las tareas presenciales se mantendrá hasta este miércoles, víspera de la Semana Santa.

Más allá de que la suspensión de las actividades presenciales se prorrogue, la realización de la sesión especial prevista la semana próxima se mantiene. (Télam)