Argentina y Bolivia celebran hoy, en el día en el que se recuerda el nacimiento de Juan Azurduy, la amistad entre ambas naciones, una condición que los presidentes Alberto Fernández y Luis Arce elevaron ayer a la condición de “hermandad indisoluble” mientras lamentaron, una vez más, el accionar del gobierno de Mauricio Macri durante el golpe de 2019.

"Estoy muy avergonzado porque la Argentina no se haya portado bien, que el Gobierno argentino de entonces (por la gestión de Mauricio Macri) no se haya portado bien. Pero tengo la íntima tranquilidad, Lucho, que sabés que siempre estuve al lado de ustedes y trabajé por la vida de Evo y de tantos compañeros perseguidos en Bolivia", subrayó Alberto Fernández en un diálogo que mantuvo anoche con Arce, en ocasión del aniversario.

De esta forma, hizo referencia a la reciente denuncia realizada por Bolivia, que dio cuenta del envío de material represivo por parte de la gestión macrista durante las jornadas del golpe de Estado contra el entonces mandatario de ese país, Evo Morales, en 2019.

Los jefes de Estado mantuvieron anoche una videoconferencia que tuvo como objetivo primordial recordar la figura de Azurduy, la patriota que participó en la guerra de la Independencia y que fue elevada a la condición generala post mortem en ambos países.

En esa conversación, Arce remarcó que tanto el propio Fernández como el resto de la administración del Frente de Todos "no tenían por qué sentirse avergonzados" ya que "el gobierno del pueblo argentino se ha portado siempre bien” con los bolivianos y le agradeció al Presidente Fernández "todo lo que han hecho por Evo" y "todas las gestiones que han hecho para poder darles lo mejor que tenían".

En referencia a la revelación sobre el traslado a territorio boliviano de material bélico desde la Argentina, un hecho que impactó en ambos países, el mandatario boliviano advirtió que "hay instancias legales que seguramente van a tomar cartas en el asunto" y dijo que ese tipo de colaboración represiva "no se debería dar jamás a ningún gobierno golpista, por ningún gobierno".

En otro tramo de su comunicación con Arce, Fernández instó al trabajo conjunto entre ambas naciones, calificó a sus pueblos como "hermanos indisolublemente unidos, a los que nada puede separar" y, por último, exhortó a "seguir trabajando unidos en esta América Latina donde la democracia tantas veces es asediada, maltratada".

"Ustedes -añadió Fernández dirigiéndose a su par de Bolivia- han vivido no hace mucho tiempo un golpe institucional y, gracias a Dios, al año los bolivianos recuperaron la democracia poniendo al querido presidente Arce en el lugar que corresponde", recordó.

Mientras ocurría la videoconferencia, el Centro Cultural Kirchner de Buenos Aires -que se encuentra frente al monumento que recuerda a la "Flor del Alto Perú"- se iluminó anoche con los colores nacionales de ambos países.

Al respecto, el expresidente boliviano Evo Morales dijo a través de la red social Twitter sentir "mucha emoción y agradecimiento" al ver que CCK "se vistió con los colores de las banderas de Bolivia y Argentina" y se refirió a Azurduy como "heroína de la independencia y guerrillera de la libertad".

La videoconferencia fue emitida por la TV Pública como antesala para la presentación de la película "Juana Azurduy, Guerrillera de la Patria Grande", dirigida por el realizador boliviano Jorge Sanjinés.

Sobre la patriota del Alto Perú, Fernández destacó su "coraje y su valentía", y relacionó el protagonismo que tuvo en el siglo XIX durante la lucha por la independencia con "el protagonismo" de la mujer en el presente, en el que es "actora central de las sociedades".

"Juana Azurduy ya lo fue entonces, llevando a toda su familia a la lucha por la liberación americana", dijo.

Arce, también agradeció "la ayuda con las vacunas" contra el coronavirus y completó con una invocación a la figura de Azurduy, a quien definió como una "valerosa y digna mujer que nos enseñó el camino de la libertad de los pueblos".

Más tarde, a través de la red social Twitter, el presidente del Estado Plurinacional dijo que "la hermandad entre Argentina y Bolivia está más vigente que nunca" y que ambas naciones "trabajan unidas en la construcción de la Patria Grande". (Télam)