El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, busca que avance en la Legislatura bonaerense el proyecto de modificación del régimen jubilatorio de los empleados del Banco Provincia, como así también completar en los próximos meses tres vacantes de la Suprema Corte, lo que demandará que el Frente de Todos alcance acuerdos con Juntos por el Cambio.

"Así como está la ley es un mamarracho, hay miles de presentaciones en la Justicia. Es un problema que hay que solucionar", afirma el mandatario sobre el régimen que alcanza a los trabajadores del banco estatal bonaerense.

Es que, durante el gobierno de María Eugenia Vidal, se sancionó la Ley 15008, que elevó a 65 los años de jubilación para hombres y mujeres, y estableció el haber en un 75% de lo que cobra el personal en actividad en lugar del 82% que regía, bajo el argumento de que ese régimen llevaba a la caja a una situación deficitaria.

Esa decisión generó en aquel entonces un extenso conflicto con los trabajadores de la banca pública bonaerense y diferentes presentaciones judiciales por la modificación en el porcentaje de la jubilación. De hecho, la Asociación Bancaria presentó un recurso para que se declarara la inconstitucionalidad de la norma.

El año pasado, el gobernador envió a la Cámara de Diputados un proyecto de Ley para modificar el régimen de la Caja de Jubilaciones, Subsidios y Pensiones del Personal del Bapro, que fue acordado con el titular del gremio La Bancaria, Sergio Palazzo.

Meses atrás, el Frente de Todos avanzó en conversaciones con Juntos por el Cambio para dar luz verde a la iniciativa que cambiaba la edad jubilatoria, el porcentaje que se toma como base para el beneficio inicial y los aportes al régimen, pero luego la interna de la coalición opositora hizo estallar ese principio de acuerdo.

De acuerdo a la propuesta, que con modificaciones tuvo despacho el martes pasado de la Comisión de Previsión y Seguridad Social, ahora tendrán derecho a la jubilación ordinaria "quienes cuenten con 35 años de servicios y tengan 60 años de edad, en el caso de las mujeres, o 65, en el de los hombres".

A la vez, se dispuso que la jubilación será equivalente al 70 (o del 75% si el trabajador aportó todos los años a la misma caja) sobre la base del mejor cargo en que se hubiera desempeñado el trabajador durante cinco años consecutivos.

Dos fuentes legislativas explicaron a Télam que mañana, en la comisión de Asuntos Constitucionales y Acuerdos, se agregará también en el proyecto la posibilidad de volver al 82% de promedio de las ultimas 120 remuneraciones.

"Estarán las dos opciones, la del 70 y la del 82% y será la Caja la que decida lo que sea más beneficioso para el trabajador", indicó un diputado.

El proyecto también dispone un incremento en los aportes para sostener la caja: los trabajadores activos, al pasar de 14 a 16%; mientras que los jubilados y pensionados pasan del 10 al 12% y la patronal del 16 al 21%, pero mientras dure el déficit de la Caja, el Banco aporta un 8% (un total de 29%).

El próximo martes habrá reunión de la comisión de Legislación General y el oficialismo confía en poder llevar la norma al recinto sin que pase por la de Presupuesto.

"El proyecto del Ejecutivo restablece casi todos loo derechos de jubilados bancarios que fueron cercenados por Vidal: restituye la edad para las mujeres a 60 años y restablece el derecho a la pensión o jubilación de los beneficiarios de la Caja cuando fallece su cónyuge", explicó a esta agencia la diputada del Frente de Todos Susana González y contó que, en paralelo, "se vuelve a instalar la movilidad".

La legisladora detalló que, si la iniciativa avanza mañana en Asuntos Constitucionales y Acuerdos, y el martes en la de Legislación General, "ya podría llevarse al recinto" y afirmó que, una vez que la propuesta pasó por tres comisiones, para su aprobación "se requiere mayoría simple, la mitad más uno".

Así, el oficialismo confía en que la izquierda y otros bloque aliados acompañen con su voto, para alcanzar el número que no conseguirán por parte del ala PRO de JxC. No descartan que algunos radicales se abstengan y contribuyan a que se apruebe.

"Tenemos fe de que la ley va a salir", remarcó González y destacó que es una medida "necesaria porque la norma de Vidal arrasó con derechos de jubilados y pensionados del Banco Provincia, quitó derechos que son irrenunciables, como el de la pensión, y generó una catarata de presentaciones en la Corte".

"Hay 8.000 personas que hicieron presentaciones de cautelares para que no se aplique la ley y una acción declarativa de La Bancaria para que se la declare inconstitucional. Debemos alcanzar una solución", indicó.

No obstante, si la iniciativa se aprueba en Diputados, deberá sortear un nuevo escollo en el Senado, donde el FdT tiene 23 legisladores y JxC 23.

Por otro lado, Kicillof tiene el objetivo de cubrir en los próximos meses las tres vacantes del máximo tribunal, producidas tras la renuncia de Eduardo Pettigiani y los fallecimientos de Eduardo de Lázzari y Héctor Negri.

Para aprobar los pliegos de designación de los ministros de la Corte, se requiere del respaldo de dos tercios de los votos del Senado, por lo que inevitablemente el oficialismo deberá negociar con JxC ya que no cuenta con el número.

Desde el gobierno señalaron que el objetivo del mandatario es dotar de mayor perspectiva de género al máximo tribunal, por lo que intentará que dos de los cargos sean ocupados por mujeres. Hoy, el organismo funciona sólo con cuatro miembros, tres de ellos hombres: Luis Genoud, Hilda Kogan, Daniel Soria y Sergio Torres.

Con todo, se especula con que la oposición acceda únicamente a designar a dos magistrados, dado que si -como se cree- el año que viene se jubila otro miembro de la Corte, en 2023 se tendrán que nombrar a dos jueces y Juntos podría imponer uno de esas dos vacantes. (Télam)