El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, advirtió hoy que "no se puede aceptar un ajuste" en el marco de las negociaciones que la Argentina lleva adelante con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En declaraciones formuladas a Radio 10, el mandatario destacó que en la presentación sobre las negociaciones con el Fondo que días atrás hicieron el presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, "ambos fueron muy claros: en esta etapa no se puede aceptar un ajuste".

"Tenemos niveles de pérdida de empleo por la pandemia y por la crisis (anterior) generada por Mauricio Macri que necesita reforzar las políticas activas y que lleguen a los que más necesitan", afirmó el gobernador.

Kicillof planteó que "para la sociedad está claro que después de cuatro años de macrismo con su consiguiente crisis y deterioro en el empleo, más los dos de pandemia, se ve un proceso de recuperación económica muy fuerte y de crecimiento muy relevante".

"Ahora está en juego cómo seguimos", continuó el economista y rechazó "las políticas de restricción salarial, de ajuste estructural o las ideas de bajar la inversión pública, la actividad o el crecimiento para poder generar menos importaciones y que queden dólares disponibles para el pago externo".

Kicillof planteó que "para la sociedad está claro que después de cuatro años de macrismo con su consiguiente crisis y deterioro en el empleo, más los dos de pandemia, se ve un proceso de recuperación económica muy fuerte y de crecimiento muy relevante".
Click to enlarge
A fallback.

En ese contexto, se mostró "optimista" en cuanto a las proyecciones económica para el país y dijo que "hay una política clara de recuperación y transformación en educación, infraestructura y creación de empleo" de la que el gobierno no debe "desviarse".

"En cuanto al optimismo o pesimismo que manifiestan los organismos multilaterales, como Banco Mundial o el FMI, recuerdo que en el gobierno de Macri, cada año pronosticaban mucho más crecimiento del que hubo", dijo y remarcó que en el gobierno de Cristina Kirchner, cuando él era ministro de Economía "era siempre al revés".

Evaluó que "es sistemático, parece que los números optimistas o pesimistas marcan más bien la simpatía que tienen determinados economistas con los gobiernos" y opinó que "más que técnico, es un tema político ya que tratan de hacer políticas con las previsiones".

Posteriormente, Kicillof puso de relieve el rol de un "Estado presente" y opinó que el Gobierno del expresidente Mauricio Macri "aplicaba casi vocacionalmente las recetas de ajuste del Fondo Monetario Internacional (FMI) antes de que se las pida".

"Anunciaron una reforma laboral para bajar salarios, previsional e impositiva, para cobrarle menos a los sectores privilegiados", cerró. (Télam)