El ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, sostuvo hoy que no hubo "ninguna justificación ni parámetro" para consolidar la deuda a favor de las empresas concesionarias Ausol SA y GCO SA, que administran los accesos Norte y Oeste, respectivamente, y que llega en total a los 813.143 millones de dólares.

"En el transcurso de 2018, el Gobierno del expresidente Mauricio Macri dictó dos decretos, los 608 y 607, de renegociación de los contratos de concesión y adjudicación de esos corredores viales, con un conjunto de acciones que, después de un minucioso análisis, establecimos como 'de vicio' y que determinan la nulidad absoluta", expresó Katopodis en conferencia de prensa.


(Télam)