El interbloque de senadores de Juntos por el Cambio se opuso al proyecto de Ley que modifica la fórmula de Movilidad Jubilatoria con el argumento de que la inflación afectará los ingresos de los jubilados, a la vez que reclamó que los aumentos se otorguen en base al índice de precios y no al ritmo de la recaudación.

“Esta fórmula tiene problemas: es poco transparente, es más volátil para mantener el poder adquisitivo de los jubilados y por eso muchos países usan la inflación para realizar los ajustes”, enumeró el porteño Martín Lousteau.

El economista, además, advirtió que “si no se trata en serio el sistema previsional nunca se podrá resolver la coparticipación de las provincias”.

Lousteau formuló estos conceptos durante el debate por la reforma jubilatoria en la Cámara alta, donde recordó que, para sostener el sistema de AFJP iniciado en 1993, se quitó el quince por ciento de la coparticipación de las provincias que no fue devuelto en 2008 tras la reestatización del sistema.

A su turno, la radical santacruceña María Belén Tapia se preguntó “dónde está el dinero de los jubilados al término de un año de la suspensión de la anterior fórmula de movilidad” utilizada por el gobierno de Mauricio Macri desde 2017 y suspendida por el de Alberto Fernández en 2019.

“¿Cómo resolvemos el problema del índice de la inflación en los haberes de los jubilados? Esta fórmula sólo atiende a la sustentabilidad del sistema porque no se puede mantener el ingreso de los jubilados con un índice de inflación del 32 por ciento”, afirmó Tapia.

Además, la legisladora santacruceña, al igual que su correligionario riojano, Julio Martínez, acusó al gobierno de haber planeado que la discusión de la legalización del aborto en la Cámara de Diputados se haga al mismo tiempo que la reforma jubilatoria.

Mientras Tapia argumentó que “se está cercenando derecho a una vejez digna en esta Cámara mientras se debate el derecho a la vida en la otra”, Martínez dijo: “se usa este debate para que pase desapercibido el ajuste a los jubilados”. (Télam)